Adenoma – Que es, definición, causas, síntomas, tipos, tratamiento

Adenoma – Definición, causas, síntomas, tipos, tratamiento

La definición de un adenoma es un tumor benigno,no canceroso, que se forma de las células que recubren la parte interior o la superficie de un órgano, de tejido epitelial, glandular o ambos.

El adenoma se puede desarrollar en cualquier glándula del cuerpo: incluyendo las glándulas suprarrenales, hipófisis, tiroides, próstata, colon, mamas, pulmón y garganta incluidos. En algunos casos raros, pueden volverse cancerosos con el tiempo, pero muchos son inofensivos y causan pocos síntomas.

Los adenomas pueden crecer en muchos órganos glandulares y algunos crecen de tejido epitelial en áreas no glandulares. Las células del adenoma no necesitan necesariamente ser parte de la glándula pero pueden poseer propiedades secretoras.

Aunque los adenomas son benignos, con el tiempo se pueden transformar en malignos llamándose adenocarcinomas. La mayoría de los adenomas no se vuelven malignos pero tienen el potencial de causar complicaciones graves para la salud por la compresión de otras estructuras y por producir grandes cantidades de hormonas de una manera descontrolada. Algunos adenomas pueden ser pequeños para observarse pero pueden causar síntomas clínicos.

Las glándulas responsables de desarrollar estos tumores generalmente se utilizan para la secreción de fluidos: son las células epiteliales que ayudan al cuerpo a producir hormonas, sudor, saliva y leche materna. Si las células epiteliales comienzan a crecer rápidamente, el resultado suele ser una pequeña protuberancia. Cuando es benigno el tumor se llama adenoma. En casos raros el crecimiento puede ser canceroso llamándose adenocarcinoma.

Adenoma – Definición, causas, síntomas, tipos, tratamiento

 

Causas del adenoma

 

Se desconoce la causa exacta de estos crecimientos benignos. Algunos doctores creen que la genética y los niveles hormonales pueden desempeñar un papel en su desarrollo, pero estos enlaces no se han demostrado todavía.

Los adenomas hepáticos en la mujer están relacionados con el uso de anticonceptivos orales, puede aumentar el factor de riesgo para el desarrollo de estos crecimientos, y algunas condiciones, como los feocromocitomas y los adenomas de colon, pueden ser heredados.

Los tumores glandulares benignos pueden aparecer a cualquier edad, aunque algunos tipos de adenoma son más comunes en ciertos grupos. Ciertos tipos de adenomas son más frecuentes en mujeres que en hombres, por ejemplo tumores hipofisarios y son mucho más propensas a desarrollar tumores hepáticos. Los adultos mayores también son más propensos a desarrollar masas no cancerosas en el colon.

 

Síntomas del adenoma

Los síntomas del adenoma pueden ser inespecíficos. Las masas pulmonares, por ejemplo, pueden causar síntomas muy genéricos que son fáciles de confundir con un virus común. Fiebres, tos, fatiga, y cuerpo dolores pueden ser síntomas de un crecimiento benigno, pero a menudo son atribuidos a otra causa. Si nota un bulto mientras experimenta estos síntomas vaya a su médico.

Ningún conjunto único de síntomas se puede aplicar a todos los adenomas. Algunos trastornos tienen síntomas similares o idénticos ya sea debido a un adenoma o carcinoma. En última instancia, los signos y síntomas dependen de la localización del adenoma:

Glándulas suprarrenales – dolor abdominal y pérdida de peso.

Feocromocitoma benigno y maligno también tiene los mismos síntomas, como dolores de cabeza, sudoración y dolores en el pecho.

Paratiroides – debilidad, fatiga, estreñimiento, cálculos renales, pérdida de apetito y dolor en los huesos.

Glándulas salivales – hinchazón alrededor de la barbilla o la mandíbula, entumecimiento de la cara y dolor en la cara, barbilla y cuello.

Estómago/intestino – úlcera péptica en los intestinos o el estómago.

Colon/recto – diarrea persistente o sangre en heces.

Hígado – dolor y una masa detectable por el tacto.

Planta del pie o Palma de la mano – Son adenomas solitarios o poromas

Tiroides – bulto en el cuello acompañado de tos, dificultad para tragar o respirar.

Pulmón – tos crónica o con sangre, fiebre, escalofríos y dificultad para respirar.

Páncreas – dolor en el abdomen, diarrea, dolor de estómago, fatiga persistente, desmayos y aumento de peso.

Glándulas sudoríparas – syringomas en los párpados inferiores y parte superior de la mejilla , o pequeñas protuberancias azuladas o marrón oscuro en el área de cabeza y cuello.

 

 

 

Diagnóstico y tratamiento del adenoma

Para diagnosticar un adenoma el médico interpreta las radiografías y las muestras de tejido para hacer un diagnóstico inicial. Los adenomas son a menudo eliminados quirúrgicamente ya que algunos adenomas pueden eventualmente convertirse en adenocarcinomas.

La extirpación quirúrgica es el tratamiento recomendado para la mayoría de los adenomas, aunque los síntomas de algunos adenomas, como los tumores hipofisarios, se pueden tratar con medicamentos. En la mayoría de los casos, el tratamiento cura la condición.

Los tumores cerca de la superficie de la piel pueden quitarse con una simple cirugía ambulatoria. En tumores internos puede requerir una cirugía más compleja y anestesia general teniendo un período de recuperación de varios días o semanas. Si la masa esta en una glándula de secreción hormonal, los médicos pueden usar medicamentos para equilibrar las hormonas en lugar de cirugía.

 

 

Adenoma – Definición, causas, síntomas, tipos, tratamiento

 

 

Tipos de adenomas

Colón

Es el órgano más común afectado por los adenomas. Se pueden detectar por colonoscopia. Se recomienda una vigilancia regular y su extirpación ya que tienen un muy alto potencial para convertirse en cáncer de colon.

Glándula suprarrenal

Son bastante comunes y raramente cancerosos. Pueden secretar un exceso de hormonas suprarrenales conduciendo a un síndrome de Cushing o un síndrome de Conn.

Riñones

Los adenomas renales afectan a los túbulos renales y pueden llegar a ser cancerosos.

Glándula pituitaria

Suelen ser fortuitos y generalmente responden bien a la extirpación quirúrgica. El tipo más común se denomina prolactinoma y es mas común en mujeres. Se recomienda terapia hormonal y terapia con bromocriptina.

Glándula tiroides

Aparecen nódulos en la tiroides. Puede necesitar cirugía para eliminarlos si son secretan hormonas en exceso.

Pecho

Pueden aparecer fibroadenomas y necesitan una biopsia para descartar un cáncer. La extirpación quirúrgica es la mejor terapia.

 

Adenoma – Definición, causas, síntomas, tipos, tratamiento

Diferencia entre un tumor benigno y un tumor maligno

Mientras que el adenoma y el adenocarcinoma se desarrollan con un crecimiento excesivo de las células no son lo mismo.

La diferencia básica entre un tumor benigno y un cáncer es su crecimiento más lento y menor capacidad para expadirse. Los adenomas son mucho menos agresivos en términos de crecimiento de adenocarcinomas.

Los tumores benignos no se extienden a otros órganos, mientras que el adenocarcinoma si puede.

En ocasiones, un adenoma puede convertirse en un adenocarcinoma, aunque haya un crecimiento benigno de las células epiteliales. Los tumores benignos siendo inofensivos, los médicos generalmente sugieren quitarlos como medida de precaución.

Otra distinción importante es que la presencia de crecimientos benignos no está ligada a un riesgo mayor de cáncer.

Muchas personas pasan toda su vida con tumores pequeños que no causan síntomas y no se convierten en adenocarcinomas. Por el contrario, desarrollar un tumor canceroso glandular puede aumentar riesgo de una persona para ciertas formas de la enfermedad, como cáncer de pulmón y colon.

Dejar respuesta