Fractura de Pott – Que es, causas, síntomas y tratamiento

Fractura de Pott – Que es, causas, síntomas y tratamiento

La fractura de Pott es una fractura del maléolo lateral, medial o posterior, que son las estructuras oseas del tobillo. Es una fractura que afecta a uno o ambos maléolos. Aparece a menudo en combinación con otras lesiones de tobillo como esguinces en inversión u otras fracturas del pie o la pierna. Pueden variar en severidad y tipo incluyendo fracturas desplazadas y no desplazadas, incluso de los dos maléolos.

Puede ser difícil distinguir clínicamente entre una fractura y esguince de ligamento severo porque las dos condiciones se producen de manera parecida de dolor, inflamación y la discapacidad.

Causas

La fractura de Pott suele ocurrir durante actividades deportivas al caer de un salto, torcerse un tobillo o actividades que implican un cambio brusco de dirección, generan tensiones en la tibia, el peroné y el tobillo. Cuando esta tensión es traumática se puede dar la fractura del maléolo.

Síntomas

Los pacientes típicamente experimentan un repentino dolor agudo e intenso alrededor del tobillo o pierna inmediatamente en el momento de la lesión. El dolor está situado en la parte interna o externa del tobillo o en la pierna. El paciente puede oír un crujido. Debido al dolor el paciente puede cojear para proteger la lesión, e incluso no poder andar.

Diagnostico

En el pie la lesión mas común es el esguince lateral de tobillo aunque las fracturas del maléolo lateral también suelen ocurrir con frecuencia. Es difícil distinguir entre una fractura de Potts y un esguince de tobillo en la fase aguda.

La palpación cuidadosa puede indicar la presencia de una fractura. Si hay mucha sensibilidad en el hueso puede indicar una fractura, mientras que si la zona debajo del hueso está más blanda puede indicar un esguince lateral. Una radiografía determinará si hay una fractura está presente aunque puede no mostrarlo al principio por la hinchazón y el sangrado.

Tratamiento

Dependiendo de la severidad puede necesitar cirugía para reducir los huesos desplazados o para fijar los huesos internos del tobillo, si es una fractura en espiral generalmente no requieren fijación y se usan muletas y ejercicios de movilización desde el principio.

En las fracturas no desplazadas el tratamiento puede implicar el uso de muletas, una bota protectora o aparato ortopédico durante semanas. En fracturas del maléolo lateral con inestabilidad generalmente se tratan con un yeso durante 6 semanas.

La rehabilitación de la fractura de Pott requiere no hacer ninguna actividad que aumente su dolor como correr, saltar, estar de pie o caminar. Deben realizar ejercicios de flexibilidad, fortalecimiento y equilibrio sin dolor como parte de su rehabilitación para asegurar el mejor resultado.

Dejar respuesta