Hemorroides – Que son, causas, síntomas, tratamiento y prevención

Hemorroides – Que son, causas, síntomas, tratamiento y prevención

Las hemorroides son dilataciones de las venas de la mucosa del recto o del ano. Si las venas afectadas son las del plexo superior se llaman hemorroides internas, se sitúan por arriba del conducto anal y si las venas afectadas son las del plexo inferior se llaman hemorroides externas. A veces las paredes de estos vasos sanguíneos son tan finas que las venas se protruyen y se irritan sobre todo cuando se va al baño.

Las hemorroides pueden ser internas o externas. Las hemorroides internas se desarrollan dentro del ano o del recto. Las hemorroides externas se desarrollan fuera del ano. Las externas son las más comunes y problemáticas. Las hemorroides causan dolor, picazón y dificultad para ir al baño. Afortunadamente son tratables.

Tienen muchas causas, aunque a menudo la causa es desconocida. Pueden resultar de la tensión durante la defecación o el aumento de la presión en estas venas durante el embarazo. Son muy comunes y casi tres de cada cuatro adultos tendrán hemorroides alguna vez.

Las hemorroides ayudan a controlar los movimientos intestinales pero causan problemas y pueden considerarse anormales o una enfermedad sólo cuando los vasos de las hemorroides se agrandan. Las hemorroides son muy comunes y se estima que el 75% de las personas las experimentarán  en algún momento. Sin embargo, sólo un 4% va a ir a un médico debido a al dolor. Las hemorroides que causan problemas se encuentran igualmente en hombres y mujeres, y sus picos de prevalencia estan entre los 45 y 65 años de edad.

Las hemorroides son una de las causas más comunes de sangrado rectal. Son raramente peligrosas y suelen mejorar en un par de semanas aunque debe ver su médico para asegurarse de que no se trata de una afección más grave.

A veces no causan síntomas pero en otras ocasiones causan picazón, malestar y sangrado. Ocasionalmente se puede formar un coágulo una hemorroide que puede ser extremadamente doloroso y a veces necesitan ser drenados. Afortunadamente, hay muchas opciones efectivas disponibles para tratar las hemorroides. Muchas personas pueden aliviar los síntomas con tratamientos caseros y cambios en el estilo de vida.

 

Hemorroides externas

Las hemorroides externas están debajo de la piel alrededor del ano, donde hay muchos más nervios sensibles al dolor, así que tienden a cursar con dolor y sangrado.

Las hemorroides externas están ubicadas debajo de la piel que rodea el ano, y son más bajas que las hemorroides internas. Se pueden sentir cuando se hinchan, y pueden causar picazón, dolor o sangrado con un movimiento intestinal. Si una hemorroide externa se prolapsa hacia el exterior se puede ver y sentir. Los coágulos sanguíneos a veces se forman dentro de las hemorroides externas  lo que puede causar una trombosis.

Si una hemorroide externa se coagula, puede volvelse púrpura o azul, y posiblemente podría sangrar. A pesar de su apariencia, las hemorroides coaguladas generalmente no son serias aunque pueden ser muy dolorosas. Se resolverán por sí solos en un par de semanas. Si el dolor es insoportable, su médico puede extirpar el coágulo de sangre.

 

Hemorroides – Que son, causas, síntomas, tratamiento y prevención

Hemorroides internas

Las hemorroides internas están lejos dentro del recto y generalmente no se ven ni se sienten. Generalmente se nota poca molestia porque hay pocos nervios sensitivos de dolor. Que sangre puede ser el único signo visible de que se tienen hemorroides internas.

Las hemorroides internas se encuentran dentro de la capa interior del recto y no son obvias a menos que se agranden substancialmente, en cuyo caso pueden ser sentidas. Las hemorroides internas generalmente son indoloras y se manifiestan porque causan sangrado con el movimiento intestinal. A veces las hemorroides internas forman un prolapso o sobresalen fuera del ano por lo que puede ser capaz de verlas o sentirlas en el área circundante. Las hemorroides con prolapso pueden doler porque el ano tiene muchos nervios que detectan el dolor. Las hemorroides generalmente se retiran al recto por sí solas. Si no lo hacen pueden ser empujadas suavemente hacia atrás en su lugar.

 

Causa de las hemorroides

Los expertos no están seguros de qué causa que las hemorroides se desarrollen pero se achaca a una acumulación de presión en el recto inferior que puede afectar al flujo sanguíneo y hacer que las venas se hinchen. También empeoran con la obesidad y el embarazo. Las hemorroides son más probables con el envejecimiento porque los tejidos que sujetan las venas en el recto y el ano pueden debilitarse y estirarse.

Se cree que la dieta tiene un gran impacto en la causa y la prevención de las hemorroides. Las personas que comen una dieta alta en fibra tienen menos probabilidades de padecer hemorroides, mientras que aquellas personas que prefieren una dieta alta en alimentos procesados tienen un riesgo más alto de hemorroides. Una dieta baja en fibra puede causar estreñimiento, que puede contribuir a las hemorroides aumentando el esfuerzo en el inodoro y agrava las hemorroides produciendo heces duras que irritan aún más las venas hinchadas.

Las venas alrededor de su ano tienden a estirarse bajo presión y pueden abultarse o hincharse. Las venas inflamadas  pueden desarrollarse a partir de una mayor presión en el recto inferior debido a:

Esfuerzo durante los movimientos intestinales

Sentarse durante largos períodos de tiempo en el inodoro

Diarrea crónica o estreñimiento

Obesidad

Embarazo

Relaciones sexuales anales

Dieta baja en fibra

Empujar durante la defecación

Hacer esfuerzos físicos fuertes

Historial familiar de hemorroides

Estar de pie mucho tiempo

 

Síntomas de las hemorroides

El síntoma más común de las hemorroides es el sangrado indoloro. Un paciente con hemorroides puede notar sangre roja brillante en el exterior de las heces, en el papel higiénico, o goteando en el inodoro.Se resuelve generalmente sin el tratamiento aunque el sangrado con un movimiento intestinal nunca es normal y debe visitar al medico.

Aunque son dolorosas, no son peligrosas y a menudo desaparecen sin tratamiento. Si tienes hemorroides a menudo, pueden desarrollar síntomas de anemia, tales como debilidad y palidez de la piel debido a la pérdida de sangre, aunque esto raro.

Mientras que son la causa más común de sangrado con un movimiento intestinal, puede haber otras razones

Los síntomas de hemorroides incluyen

Prurito intenso alrededor del ano

irritación y dolor alrededor del ano

hinchazón cerca de su ano

Defecar con dolor

Sangrado después de defecar

Dolor o malestar

Notar un bulto cerca de su ano que puede ser sensible o doloroso

Diagnostico de las hemorroides

Para el diagnostico de las hemorroides es posible que su médico pueda ver si tiene hemorroides externas simplemente mirando. Los exámenes y procedimientos para diagnosticar las hemorroides internas pueden incluir el examen de su canal anal y el recto.

Durante un examen rectal digital el médico inserta un dedo con guantes y lubricado en el recto para notar cualquier cosa inusual como los crecimientos. El examen puede sugerirle a su médico si se necesitan pruebas adicionales.

Inspección visual. Debido a que las hemorroides internas son a menudo demasiado blandas para sentirse durante un examen rectal, el médico también puede examinar la porción inferior de su colon y recto pudiendo ordenar una una sigmoidoscopia para diagnosticar una hemorroides internas.

Una sigmoidoscopia usa una pequeña cámara para diagnosticar una hemorroide interna. Esta pequeña cámara de fibra óptica, llamada sigmoidoscopio, encaja en un pequeño tubo y luego se inserta en el recto. De esta prueba, su médico obtiene una visión clara del interior de su recto para que puedan examinar las hemorroides de cerca.

 

 

Hemorroides – Que son, causas, síntomas, tratamiento y prevención

Tratamiento de hemorroides

El tratamiento de las hemorroides empieza cambiando hábitos que empeoran las hemorroides como pueda ser la alimentación o la higiene, pudiendo utilizar todo tipo de recursos que le explicamos a continuación, previniendo su aparición. Si sigue teniendo los síntomas también hay tratamientos médicos para poder tratar las hemorroides.

Cambio de hábitos

A menudo se puede aliviar el dolor leve, la hinchazón e inflamación de las hemorroides con tratamientos caseros. A menudo estos son los únicos tratamientos necesarios.

Alivio del dolor

Usar una compresa fría en su ano puede ayudar a reducir la inflamación de hemorroides. Los analgésicos, como el paracetamol pueden aliviar también el dolor o malestar. Si el dolor es mayor, puede utilizar un supositorio, pomada o crema para aliviar el ardor y el prurito.

Baños de asiento

Para minimizar el dolor, haga un baño de asiento remojando la zona en un recipiente o bañera con agua tibia durante al menos 10 minutos cada día. También se puede sentar en una botella de agua caliente para aliviar el dolor de las hemorroides externas.

Comer mas fibra

Comer mas fibra ablanda las heces y hace al tracto digestivo moverse más fácilmente a través del cuerpo. Tienen mucha fibra el pan integral, los cereales,frutas y verduras. Si usted está estreñido también puede probar suplementos de fibra si no quiere cambiar de dieta. Añada la fibra lentamente a su dieta para evitar gases e hinchazón abdominal.

Higiene y profilaxis

Es muy importante limpiar bien su ano con agua tibia durante la ducha o baño todos los días. Pero no utilice jabón en la zona ya que puede agravar las hemorroides.

Evite usar papel higiénico áspero o seco después de ir al baño. Si tiene dolor o mucha sensibilidad puede utilizar un paño húmedo.

Hemorroides – Que son, causas, síntomas, tratamiento y prevención

Tratamientos médicos de hemorroides

Si los tratamientos caseros no le ayudan con las hemorroides y los síntomas son severos o no están mejorando después de un par de semanas, su médico puede hacer un procedimiento para reducir o eliminar las hemorroides. Muchos pueden realizarse en una consulta medica.

Si sus hemorroides sólo producen molestias leves, su médico puede sugerir cremas, supositorios o medicamentos. Estos productos contienen ingredientes, como la hidrocortisona y la lidocaína que pueden aliviar el dolor y la picazón, al menos temporalmente.

Los tratamientos médicos son efectivos, pero a menos que cambie su dieta y estilo de vida, los sintomas pueden volver.

Para el sangrado persistente o las hemorroides dolorosas el médico puede recomendar otros procedimientos poco invasivos que se pueden hacer en la oficina de su médico y no requieren anestesia. Como son:

Inyecciones

El médico puede inyectar una hemorroide interna con una solución para crear una cicatriz y cerrar la vena que genera la hemorroide.

Ligadura con banda elástica

Este procedimiento se realiza en hemorroides prolapsadas que asoman fuera del ano. El médico coloca una pequeña banda alrededor de las hemorroides que elimina su suministro de sangre, por lo que al cabo de una semana las hemorroides se secan y se caen.

Cauterización de la hemorroide

El médico hará una pequeña quemadura para extraer tejido y sellar el extremo de las hemorroides con un láser o una luz infrarroja, causando que se cierre y se reduzca de tamaño. Este método se utiliza para las venas prolapsadas.

Cirugía

El medico le propondrá una cirugía si tiene venas internas grandes o venas externas muy incómodas. Su médico puede querer hacer una hemorroidectomía para quitar la hemorroide.

 

Prevención de las hemorroides

Las hemorroides son características normales de la anatomía y se convierten en un problema cuando empiezan a picar, causan dolor o sangran. Afortunadamente, hay una serie de estrategias sencillas para evitar que interfieran con su vida diaria. Para prevenir o evitar el empeoramiento siga estos consejos:

Evitar hacer esfuerzo durante las deposiciones.

Apretar pone más presión sobre las venas en el recto y es una de las causas más comunes de venas dolorosas o sangrantes. En algunos casos, esto puede ocurrir como resultado de empujar demasiado fuerte cuando se trata de tener un movimiento intestinal. Otras situaciones también deben evitarse como levantar objetos pesados, una tos crónica o incluso un embarazo.

 

Utilizar el baño tan pronto como se sienta ganas. 

Esta es una de las formas más sencillas de prevenir las hemorroides. Ignorar a la madre naturaleza tiene sus riesgos, y las hemorroides son uno de ellos, si obedeces a tu cuerpo cuando te grita la posibilidad de problemas es menor. No se siente durante períodos prolongados, especialmente en superficies duras.

 

Consuma alimentos ricos en fibra

Son más propensas a ocurrir en personas que tienen defecaciones infrecuentes. Una de las maneras más fáciles y naturales de ser más regular es llenando de fibra su dieta. Añadir fibra a la dieta es la recomendación universal de los médicos de familia y los gastroenterólogos. Consuma de 25 a 30 gramos de fibra por día. Las grandes fuentes alimenticias de la fibra incluyen: las legumbres, guisantes, lentejas, frijoles, granos enteros, cebada, salvado, avena , los vegetales, arroz moreno, alcachofa, el brócoli, las coles de Bruselas y frutas como las frambuesas, las peras, las manzanas y los plátanos.

 

Beba mas agua

La hidratación adecuada del agua es clave para tener defecaciones saludables. Beber suficiente agua ayuda a prevenir el estreñimiento y por lo tanto disminuye la tensión. Beber de seis a ocho vasos de agua cada día no sólo mantiene su sistema digestivo funcionando sin problemas, beneficia a todo su cuerpo.

Aumentar su ingesta de agua le ayudará a evitar heces duras y estreñimiento, por lo que le costará menos defecar. Las frutas y verduras, que tienen fibra, también contienen agua.

Ejercicio

El ejercicio ayuda a mantener el colon más regular. Mantenerse activo reduce el tiempo que pasa sentado ejerciendo presión sobre las venas en el recto inferior. Si usted tiene un historial  es posible que desee mantenerse alejado de levantar peso u otras actividades extenuantes y optar por rutinas de ejercicios más moderadas como el yoga, la natación o caminar para evitar que las venas se protruyan.

La actividad física, como hacer deporte o caminar media hora todos los días, es otra forma de mantener la sangre y los intestinos en movimiento. Haga ejercicio con regularidad para evitar el estreñimiento.

Dejar respuesta