Influencia del pensamiento positivo en el rendimiento deportivo

En la psicología del deporte el desarrollo del pensamiento positivo en situación de ejercicio exigente es uno de los conceptos más complejos de dominar. Los beneficios del ejercicio son una maravilla hasta que consideramos el lado negativo del ejercicio: es duro, incómodo y cansa mucho.

Todos los deportistas tienen un pensamiento interno consigo mismos. Muchos se encuentran mentalmente pensando en el peor resultado posible o diciendo que no van a poder hacer algo, o es demasiado duro.

Eso es cierto en pruebas físicas exigentes expuestas al calor, en la que su cuerpo lleva más sangre a la piel con el fin de ayudar a eliminar el calor, lo que significa menos flujo de sangre a los músculos y el cerebro, causando mas fatiga por la que su cuerpo le pedirá que pare.

Un nuevo estudio quiso ver si una persona podría superar los efectos negativos de estar en un espacio caliente solo pensando de manera diferente. Podemos utilizar herramientas psicológicas para mejorar nuestra tolerancia al calor y reducir el estrés y la fatiga física en el deporte.

 

 

Se expuso a unos deportistas y hacer una sesión de ejercicio intenso con calor. Nueve de los ciclistas hicieron entrenamiento normal dos semanas y otros nueve recibieron sesiones de motivación estableciendo un cambio en el diálogo interno convirtiendo los sentimientos negativos en positivos. En lugar de pensar en lo les duele las piernas o me duele todo se les enseñó a elaborar pensamientos más positivos como: yo puedo manejar esto o lo estoy haciendo muy bien.

Al cabo de dos semanas, todo el mundo hizo la prueba del ejercicio en un ambiente caluroso otra vez. El primer grupo no vio ningún cambio en la eficiencia. Pero el grupo motivado mejoró mucho: Aguantaron un 25% más, podían aguantar niveles mas altos de malestar que sus compañeros y su temperatura corporal también eran mayor que las de sus compañeros, lo que sugiere que el cerebro tiene un gran poder para determinar hasta qué punto el cuerpo es capaz de aguantar.

El objetivo es reemplazar el pensamiento negativo propio con mensajes más positivos. Es una habilidad que llega tiempo desarrollar pero con tiempo y repetición un atleta puede desarrollar un nuevo hábito de pensar pensamientos y afirmaciones positivas y esperar un resultado mucho más positivo.

Esta conexión entre palabras y creencia es el objetivo final de esta técnica. Otro elemento importante es que debe ser posible y creíble por el atleta en un nivel muy profundo.

Ya que la mente es a menudo lo primero que se cansa. El atleta puede ir mucho más intensamente de lo que piensa que puede. Incluso ante fuertes señales fisiológicas del cuerpo para parar, el cerebro puede reducirlas.

Técnicas para desarrollo del pensamiento positivo

 

1 – Elegir un mantra

Para empezar necesitamos elegir un mantra para esos momentos difíciles que podemos utilizar durante el entrenamiento. Esto podría ser una afirmación simple como “estoy fuerte,” o “vamos vamos vamos” positiva que podemos repetir una y otra vez.

 

2 – Adaptación a los escenarios posibles

Cuando ya hemos desarrollado el hábito de repetir esta frase hasta el punto de volverse automático, empezamos a ampliar el diálogo usando frases familiares y cómodas para situaciones de tu deporte. Por ejemplo, “He hecho esto antes y es fácil” Si te esta yendo mal “todo puede suceder y ya lo he superado antes” o “no pares hasta llegar arriba.”

 

3 – Crear una imagen mental positiva

Las frases y palabras que elijas deben ser las que puedes crear una imagen visual de ti mismo haciendo exactamente lo que dices. La imagen y las palabras son una combinación para crear un mensaje positivo vinculado a una creencia muy potente.

 

Practicar este tipo de habilidad de psicología del deporte es una forma de mejorar y llevar tu rendimiento deportivo al siguiente nivel.

Dejar respuesta