Omega 7 – Que es, beneficios, alimentos ricos

Omega 7

Los omega 7 son ácidos grasos insaturados se encuentran en ciertos pescados, como salmón, las anchoas y aceites como el aceite de oliva, aceite de macadamia y aceite de espino amarillo. El ácido palmitoleico es uno de los omega 7 más comunes. Los omega 7 pueden mejorar la sensibilidad a la insulina por lo que puede ayudar a proteger contra la diabetes tipo 2, reducir la inflamación en el cuerpo y promover la salud cardiovascular reduciendo los triglicéridos y el colesterol. Incluso ayudar a controlar el apetito.

El ácido palmitoleico forma parte de los ácidos grasos omega 7, y a diferencia de los omega 3, son grasas monoinsaturadas por lo que tienen un mecanismo de acción diferente. Se puede consumir ácido palmitoleico de algunas fuentes naturales como las nueces de macadamia y el espino amarillo pero estos alimentos también contienen niveles muy altos de ácido palmítico que aumenta el riesgo de ataque cardíaco, accidente cerebrovascular por el aumento de la rigidez arterial y el colesterol LDL.

Las grasas omega 7 funcionan como señales de moléculas que facilitan la comunicación entre el tejido muscular y la grasa para funcionar como un hormona llamada lipokina que se une a los para asegurar la utilización óptima de la energía y su almacenamiento por lo que puede tener efectos de amplio alcance sobre diversos factores del síndrome metabólico.

Tomar omega 7 tiene efectos en la respuesta del cuerpo a la metabolización, el almacenamiento de grasas que se alteran en el síndrome metabólico. Suprime la producción de nuevas moléculas de grasa que dañan los tejidos y aumentan el riesgo cardiovascular.

Omega 7

Beneficios del omega 7

Omega 7 y el síndrome metabólico

Los omega 7 actúan para reducir la mayoría de los efectos nocivos del síndrome metabólico en la salud: reducen la resistencia a la insulina, normaliza los niveles alterados de lípidos aumentando el colesterol HDL y reduce la inflamación que conduce al síndrome metabólico.

Omega 7 reduce la inflamación

Existe una estrecha relación entre tejido adiposo y la inflamación crónica por una enzima conocida como SCD1. En estudios al reducir la actividad de SCD1 los niveles de inflamación de los tejidos adiposos caen abruptamente y su capacidad para responder a la insulina aumenta. AL añadir omega 7 a cultivos de células de grasa activa se obtienen los mismos beneficios reduciendo los niveles de citoquinas inflamatorias relacionadas con la grasa que puede ayudar a prevenir enfermedades, reducir la inflamación y reducir el riesgo cardiovascular. En un ensayo con adultos con altos niveles de proteína C reactiva al suplementar con 210 mg al día de omega 7 dio lugar a una disminución de en los pacientes que tenían niveles anormalmente altos de CRP (mayores de 3 mg/dL). Al final del período de suplementación, el nivel promedio de PCR se redujo de más de 4 mg/dL a 2.1 mg/dL especialmente en individuos con obesidad abdominal.

Omega 7 y peso corporal

Una razón común por la que las personas desarrollan obesidad abdominal es el síndrome metabólico asociado con los riesgos de enfermedades del corazón y la diabetes. Se cree que este síndrome se debe a una inflamación no controlada como resultado del exceso de grasa.

Omega 7 ayuda en la gestión del síndrome metabólico por la disminución de la inflamación, aumenta el control de la producción de grasa y la disminución de su almacenamiento, por lo que también ayuda a perder peso. Tambien promueve una sensación de saciedad suprimiendo el deseo de comer, por lo que conduce a la pérdida de peso gradual.

 

Omega 7 disminuye la glucosa y la resistencia a la insulina

El omega 7 tiene efectos beneficiosos sobre la insulina y el azúcar en sangre. En el síndrome metabólico, así como la diabetes II, las células del cuerpo se vuelven resistentes a los efectos de la insulina que se traduce en un aumento de los niveles de azúcar, y también aumento de los niveles de insulina, que son tóxicos en grandes cantidades. El omega 7 contrarresta esto duplicando la captación de glucosa por las células musculares, aumentando su capacidad de quemar azúcar para energía y almacenarlo en liberación rápida.

El omega 7 protege las células productoras de insulina del páncreas de la toxicidad inducida por la glucosa y mejora la proliferación de las células beta pancreáticas, ayudando a su cuerpo a optimizar el control de azúcar en la sangre con su propia insulina.

 

Alimentos ricos en omega 7

El tipo de omega 7 de mayor interés por sus beneficios para la salud se denomina ácido palmitoleico. Se encuentra en pescados grasos de aguas frías como el salmón, atún, sardinas, caballa, trucha, las nueces de macadamia o las bayas de espino amarillo. Otras fuentes de alimentación son:

Nueces de macadamia – Son una de las fuentes más altas de ácido palmitoleico después del espino amarillo pero a menudo son caras.

Queso cheddar – El queso cheddar de buena calidad tiene calcio, proteína, vitamina d y omega 7.

Huevos – La yema de huevo específicamente tiene ácido palmitoleico.

Aguacate – Un aguacate contiene treinta gramos de grasa y son grasas monoinsaturadas que promueven la salud incluyendo el ácido palmitoleico.

Mantequilla – Se puede encontrar en cantidades bastante razonables en la mantequilla.

Aceite de oliva – Es rico en antioxidantes, vitamina e y es el aceite más rico en ácido palmitoleico.

Dejar respuesta