Sistema muscular – Que es, tipos de musculo, estructura, vascularización e inervación

Sistema muscular – Que es, tipos de musculo, estructura, vascularización e inervación

El sistema muscular es responsable del movimiento del cuerpo humano. Unido a los huesos del sistema esquelético son cerca de 700 músculos nombre que conforman aproximadamente la mitad del peso corporal de una persona. Cada uno de estos músculos es un órgano independiente de tejido músculo esquelético, vasos sanguíneos, tendones y nervios. El tejido muscular también se encuentra dentro de los vasos sanguíneos, corazón y órganos digestivos. En estos órganos, los músculos sirven para mover sustancias en todo el cuerpo.

Los músculos del sistema muscular en el cuerpo no sólo ayudan al movimiento, el control al caminar, hablar, sentarse, ponerse de pie, sino también otros ayudando a mantener la postura y la circulación de sangre y otras sustancias por todo el cuerpo, entre otras funciones. Los músculos a menudo están asociados con las actividades de fuerza pero los músculos también producen movimientos sutiles como las expresiones faciales, los movimientos oculares o la respiración

Tipos de musculo del sistema muscular

El sistema muscular se suele considerar integrado por uno de los tipos de músculo presentes en el cuerpo, el músculo esquelético. Sin embargo, existen otros dos tipos de tejido muscular en el organismo: el músculo liso y el músculo cardíaco, que son componentes importantes de otros sistemas. Estos tres tipos de músculo se caracterizan por presentar control voluntario o involuntario, por presentar aspecto estriado o liso, por la contracción muscular y por asociarse a la pared corporal o a órganos y vasos .

Músculo esquelético

El músculo esquelético forma la mayor parte del tejido muscular del cuerpo. Está integrado por haces paralelos de fibras largas y multinucleadas con bandas transversales, es capaz de efectuar potentes contracciones y es inervado por nervios motores somáticos y branquiales.

En el sistema muscular este músculo se emplea para el desplazamiento de los huesos y otras estructuras, proporciona soporte y da forma al cuerpo. Algunos de los músculos esqueléticos son nombrados en función de su forma , de sus inserciones , de su función, de su posición o de la orientación de sus fibras.

Músculo cardíaco

El músculo cardíaco es estriado y se halla solamente en las paredes del corazón y en algunos de los grandes vasos en proximidad a la localización en la que éstos se unen al órgano cardíaco.

Consiste en una red ramificada de células individuales interrelacionadas eléctrica y mecánicamente para actuar como una unidad funcional. Sus contracciones son menos potentes que las del músculo esquelético y es muy resistente a la fatiga. El músculo cardíaco es inervado por nervios motores viscerales.

Músculo liso

El músculo liso está formado por fibras alargadas o fusiformes capaces de realizar contracciones lentas y sostenidas. Se halla en las paredes de los vasos sanguíneos asociado a folículos pilosos en la piel, en el globo ocular y en las paredes de órganos de los sistemas gastrointestinal, respiratorio y genitourinario. El músculo liso es inervado por nervios motores viscerales.

 

Estructura de los músculos esqueléticos

Los músculos están formados por una región central contráctil, el vientre muscular, que se une por sus extremos a las palancas óseas o, en ocasiones, a estructuras blandas como la piel. Estas zonas de anclaje, del sistema muscular de los músculos, se denominan inserciones. Desde el punto de vista estructural, los músculos están constituidos por tejido muscular esquelético que forma el vientre muscular y tejido conectivo que se dispone tanto a nivel del vientre muscular, como en las inserciones.

Tejido muscular esquelético

El tejido muscular esquelético está formado por tres tipos celulares principales, las fibras contráctiles, los husos musculares y las células satélites.

Fibras musculares contráctiles

Son las células características del músculo. Son células muy alargadas, generalmente de gran tamaño, que contienen en su citoplasma una organización de miofibrillas. La presencia de las miofibrillas permite que las fibras musculares disminuyan de longitud cuando son estimuladas por el sistema nervioso. En ausencia de inervación, el músculo estriado no sólo pierde su actividad contráctil, sino que degenera y se atrofia.

Dentro de las fibras musculares de función contráctil, existen tres tipos que se diferencian en su aspecto macroscópico, en su metabolismo, y en sus propiedades funcionales:

Fibras rojas (tipo I )

Son fibras con aspecto rojizo por su riqueza en mioglobina y se caracterizan por ser de contracción lenta y resistentes a la fatiga.

Fibras blancas (tipo IIB)

Son fibras de diámetro grande y aspecto blanquecino, en la que la energía se obtiene principalmente por vía anaerobia. Funcionalmente, son fibras de contracción rápida y también de fatiga rápida.

Fibras mixtas (tipo IIA)

Son fibras con propiedades intermedias entre las otras dos, contracción rápida y resistentes a la fatiga.

La proporción de cada tipo de fibras es característica para los diferentes músculos y les confieren propiedades funcionales. Así, las fibras rojas son más abundantes en los músculos cuya función es la de mantener la postura, mientras que las blancas predominan en los músculos que tienen que realizar movimientos rápidos. La diferenciación de estos diferentes tipos de fibras es una propiedad intrínseca de las células ligada a su desarrollo.

La inervación del sistema muscular desempeña un papel importante en el mantenimiento del tipo de fibras presentes en un músculo. Las fibras inervadas por motoneuronas que envían estímulos continuos se diferencian hacia fibras tipo I. Las fibras inervadas por motoneuronas que se excitan de forma más esporádica desarrollan un fenotipo de fibras de tipo II. El cambio de fibras de blancas a rojas sólo ocurre cuando tras la lesión de un nervio se producen fenómenos de reinervación de fibras denervadas a partir de los axones vecinos sanos.

Sistema muscular – Que es, tipos de musculo, estructura, vascularización e inervación

Husos musculares

Los husos musculares son agrupaciones de fibras especializadas que están intercalados entre las fibras musculares contráctiles. Estas estructuras constituyen junto con terminaciones nerviosas verdaderos órganos sensitivos que recogen y transmiten hacia el sistema nervioso información del estado contráctil del músculo y de todo el sistema muscular.

Células satélites

Asociada a la superficie de las fibras musculares hay una segunda población celular denominada células satélites que son células madre de músculo, capaces, en algunas condiciones, de regenerar fibras musculares.

 

Tejido conectivo del sistema muscular

El tejido conectivo del músculo esquelético desempeña un papel importante manteniendo agrupadas a las fibras musculares del vientre muscular y transmitiendo la fuerza generada por éstas al contraerse. El tejido conectivo es abundante en los extremos del vientre muscular, donde forma los elementos de inserción del músculo, aunque también se asociada a las fibras musculares en el vientre muscular.

Tejido conectivo del vientre muscular

Se pueden distinguir varios niveles de tejido conectivo del vientre múscular.

Endomisio

Por un lado, cada fibra muscular tiene una fina envoltura conectiva, denominada endomisio, que aísla a las fibras musculares de sus vecinas.

Epimisio

Por otro lado, láminas algo más gruesas de tejido conectivo, denominadas epimisio, envuelven a grupos de fibras con su endomisio formando manojos de fibras agrupadas denominados fascículos.

Perimisio

La totalidad de las fibras musculares de cada músculo se encuentra envuelta por una envoltura conectiva denominada perimisio que forma un estuche para el vientre muscular. Esta envoltura conectiva externa, es gruesa y fuerte en algunos músculos, constituyendo lo que se denomina fascia de envoltura, y en otros casos es fina y delgada.

 

Tejido conectivo de las inserciones musculares

En los extremos del músculo el tejido conectivo se condensa, formando zonas exclusivamente fibrosas, mediante las cuales el músculo se une a sus puntos de inserción.

La mayoría de las veces los dispositivos de inserción están más desarrollados recibiendo el nombre de tendón. Los tendones están compuestos principalmente por fibras colágenas, lo que les da un aspecto blanquecino. Su forma y su longitud son variables. Pueden ser redondeados, a modo de cordones, en forma de cinta o totalmente aplanados.

Cuando estos dispositivos fibrosos de inserción están poco desarrollados, se llaman inserciones carnosas.

 

Morfología de los músculos

La morfología y el tamaño de los diferentes músculos del organismo es muy variada y pueden distinguirse:

Músculos largos

Son los músculos en los que predomina el eje longitudinal. Presentan un vientre muscular acintado o fusiforme y son característicos de las extremidades.

Músculos anchos

Son los músculos en los que predominan las dimensiones de dos ejes. Tienen aspecto aplanado y suelen situarse en las paredes de las grandes cavidades o, como con el diafragma, y pueden formar tabiques entre dos cavidades.

Músculos cortos

Son los músculos en los que no predomina ninguna dimensión. Son frecuentes en las articulaciones con movimientos poco extensos.

Músculos anulares

Son los músculos que se disponen alrededor de orificios, por ejemplo a nivel del orificio bucal o a nivel del ano, y cuya función suele ser participar en el cierre del orificio.

Sistema muscular – Que es, tipos de musculo, estructura, vascularización e inervación

 

Por la disposición del vientre muscular y de los tendones también es variable, y se distinguen en este sentido:

Músculos monogástricos

Son los músculos que están constituidos por un único vientre muscular y dos extremos de inserción.

Músculos digástricos

Son los músculos que poseen dos vientres musculares. En este caso, los vientres pueden estar unidos por un tendón intermedio o compartir un tendón de inserción común en uno de los extremos de los vientres musculares.

Músculos poligástricos

Son los músculos que constan de varios vientres musculares, que están unidos por sucesivos tendones intermedios o comparten un tendón de inserción común.

 

Otro aspecto variable del sistema muscular que tiene una considerable importancia es la forma en que quedan alineadas las fibras musculares con sus tendones. Se clasifica a los músculos en:

Músculos acintados

Son aquéllos en que las fibras tienen la misma dirección que los tendones.

Músculos peniformes

Son músculos en que las fibras convergen oblicuamente sobre los dos márgenes del tendón, a modo de las barbas de una pluma en su tallo.

Músculos semipeniformes

En éstos las fibras convergen oblicuamente solamente sobre uno de los lados del tendón, a modo de media pluma.

Músculos compuestos

Son los que contienen una combinación de las disposiciones anteriores.

 

Inserciones musculares del sistema muscular

La inserción muscular es el punto de anclaje de los músculos a las estructuras que utilizan como puntos de fijación para producir el movimiento. Generalmente los músculos se insertan en elementos óseos, pero también pueden emplear como elemento de inserción las fascias vecinas o, en el caso de los músculos superficiales, la piel.

Cada músculo del sistema muscular generalmente posee dos puntos de inserción:

Generalmente se denomina Origen a la que es más proximal, en el caso de las extremidades, o a la que es más medial en el caso del tronco

Se reserva el vocablo Inserción para la más distal, en las extremidades, o la más alejada del eje, en el caso del tronco.

 

Vascularización del músculo en el sistema muscular

Cada vientre muscular recibe una o varias arterias propias que se acompañan de venas, de vasos linfáticos y de los nervios. Generalmente, una de las arterias es de mayor calibre y recibe el nombre de arteria principal. El punto de acceso de los vasos suele ser la zona central del vientre o sus extremos y, generalmente, por la cara profunda del músculo.

En el interior del vientre muscular las arterias acompañadas de las venas se ramifican en el espesor del tejido conectivo intramuscular y se disponen con arreglo a la dirección de las fibras musculares, estableciendo muchas anastomosis. Las ramificaciones capilares de las arterias se disponen a nivel del endomisio y rodean las fibras musculares formando una trama capilar que es más abundante en las fibras de músculo rojo.

La vascularización de los tendones es mucho más escasa que la del vientre muscular. Los vasos acceden al tendón desde el vientre muscular y por ramas directas que abordan al tendón. Dentro del tendón, las ramificaciones vasculares se disponen alineadas con las fibras de material extracelular del sistema muscular.

El drenaje linfático de los músculos comienza en el perimisio y acompaña a los vasos sanguíneos.

Un aspecto importante de la irrigación arterial y capilar del músculo es su gran capacidad de adaptación a las necesidades funcionales. Durante la actividad de un músculo, sus capilares pueden incrementar la vascularización de las fibras hasta 700 veces en relación con la situación de reposo. La deficiencia en el riego del músculo causan fatiga y calambres.

Inervación del musculo en el sistema muscular

Los nervios generalmente alcanzan los vientres musculares acompañando a los vasos. En ocasiones, puede haber varios nervios que inervan diferentes porciones del músculo, pero habitualmente cada músculo tiene un solo nervio que transporta fibras de diferentes niveles medulares. A pesar de que tradicionalmente se denomina ramas motoras a los nervios que se distribuyen por los músculos, la realidad es que estos nervios contienen fibras sensitivas y motoras en una proporción similar y además fibras vegetativas.

Las fibras motoras del sistema muscular son de dos categorías. Unas finas, poco mielinizadas, que inervan las fibras musculares de los husos neuromusculares, y cuya función tiene que ver con el control del tono muscular. Otras son de grueso calibre, muy mielinizadas, e inervan grupos de fibras musculares de trabajo.

Sistema muscular – Que es, tipos de musculo, estructura, vascularización e inervación

 

Se denomina unidad motora al conjunto de una neurona motora y las fibras musculares inervada por ella. Aunque cada fibra motora inerva varias fibras musculares, las fibras musculares son inervadas, salvo algunas excepciones, por una sola fibra. Cuando la fibra nerviosa alcanza la fibra muscular, pierde su envoltura de mielina y se divide en una serie de arborizaciones que se aplican a la superficie de las fibras musculares formando lo que se denomina placa motora terminal.

Con respecto a las fibras sensitivas del sistema muscular, unas son de grueso calibre, muy mielinizadas, y recogen información de los husos neuromusculares y de mecanorreceptores de los tendones, mientras que otras son más finas, poco mielinizadas o incluso amielínicas, y presentan terminaciones libres en el tejido conectivo intramuscular por medio de las cuales recogen información dolorosa y otras sensaciones del músculo poco específicas.

Las fibras vegetativas son finas y amielínicas y se distribuyen por las paredes de los vasos del músculo.

Dejar respuesta