Técnicas de relajación rápida para el estrés

Estas técnicas de relajación rápida las podrás utilizar en cualquier momento y cualquier lugar. En esos días que te levantas con el pie izquierdo utiliza estas técnicas fáciles que te ayudan a calmarte cuando ataca la ansiedad. Tomate un descanso para relajarte y prevenir los síntomas de estrés.

 

1  Haz una postura de yoga.

Haz un postura de yoga sin necesidad de esfuerzo que te lleve a la relajación: Acuéstate boca arriba con tu trasero contra la pared y las piernas hacia arriba contra la pared. Descansa con tus brazos estirados a los lados y concéntrate en respirar lentamente durante 5 minutos. Veras la diferencia.

 

2  Acupresión

Aplica con el pulgar presión en el punto donde la muñeca y la palma forman un pliegue justo en línea con la base del dedo meñique y masajea suavemente durante dos minutos de manera circular.

 

 

3  Respira profundamente

Toma un descanso de 5 minutos y concéntrate en tu respiración. Siéntate recto con ojos cerrados y con una mano en tu estomago. Inhala lentamente por la nariz y siente el aliento desde el abdomen hasta la cabeza. Al exhalar por la boca siéntelo desde la cabeza al abdomen. La respiración profunda contrarresta los efectos de estrés por la disminución de la frecuencia cardíaca y baja la presión arterial.

 

 

4  Toma un baño de sales

Disfruta de un baño caliente con sales de magnesio. Funciona como relajante muscular y saldrás renovado para afrontar el día.

 

 

5  Manos en el aire

Frótate enérgicamente las palmas de las manos y colócalas sobre una superficie delante de ti. Levanta las palmas en el aire dos palmos de la superficie despacio, muy despacio y luego caen muy lentamente, como si fueron empujando el aire hacia abajo hasta tocar la superficie. Repetir 5 veces.

 

 

6  Contrae/Relaja los músculos

Cierra los ojos y concéntrate en un grupo particular del músculos de tu cuerpo. Aprieta el músculo contando hasta diez y luego relaja lentamente notando el contraste entre la tensión y la relajación. Repite varias veces. Probar el mismo procedimiento con otros músculos.

 

Con estas técnicas de relajación rápida afrontarás el día de otra manera.

Dejar respuesta