Vigorexia: que es, causas, síntomas y tratamiento

Qué es la vigorexia

Los médicos refieren la dismorfia muscular como vigorexia. El término dismorfia muscular se refiere a un tipo de trastorno corporal asociado al trastorno obsesivo compulsivo. Los hombres se obsesionan con el tamaño de sus músculos y se preocupan excesivamente en no parecer físicamente débiles. Son hombres,y ocasionalmente mujeres, que tienen una excesiva preocupación por el tamaño de sus músculos y experimentan gran angustia sobre su cuerpo incluso si tienen un cuerpo muy musculoso, creen que sus músculos no están lo suficientemente desarrollados.

Las personas con vigorexia realmente se ven como pequeñas y tienen alterada la capacidad del cerebro para asignar límites de cuerpo. Pueden entrenar y hacer ejercicio compulsivamente.

 

 

 

 

Signos de Vigorexia

Si usted o alguien que usted conoce muestra estos signos es importante buscar ayuda profesional. Es un trastorno tratable y puede reducir significativamente la calidad de vida asociándose con depresión severa. Pueden presentar los siguientes signos:

Preocuparse constantemente por el tamaño de sus músculos.

Ir al gimnasio excesivamente interfiriendo con su vida social o trabajo.

Mirarse los músculos en el espejo y pesarse varias veces al día.

Sienten ansiedad cuando pierden peso o se desvían de su estricta dieta.

No paran su ejercicio excesivo incluso cuando se lesionan.

Uso de esteroides anabolizantes en algunos casos.

 

 

Quién padece vigorexia

Aparece en ambos sexos, pero hay mayor prevalencia en hombres que en mujeres y en parte la razón de esta discrepancia se relaciona con el hecho de que el hombre ideal culturalmente es grande y fuerte mientras que el cuerpo de la mujer ideal es pequeño y delgado. La vigorexia muchas veces se asocia con depresión.

 

Causas de la Vigorexia

No se tiene una comprensión clara de las causas pero como otros trastornos obsesivos compulsivos, podrían surgir de una combinación de factores genéticos, alteraciones cerebrales ya que pueden tener niveles insuficientes de serotonina, un importante neurotransmisor en el cerebro que afecta el estado de ánimo y bienestar.

Los problemas familiares, acoso, traumas y factores culturales puede aumentar el riesgo de que una persona desarrolle dismorfia muscular. Las presiones sociales y problemas de autoestima juegan un importante papel contribuyendo a Vigorexia. Los hombres son bombardeados con imágenes que perpetúan una imagen de cuerpo muscular y ha tenido un impacto negativo en la satisfacción del cuerpo entre los hombres. Los hombres con esta afección suelen tener baja autoestima y tienden a ser perfeccionistas. Se encuentran problemas psicológicos combinados con influencias ambientales que conducen a una propensión a conductas extremas como es el ejercicio excesivo.

Tratamiento la vigorexia

 

Hay tratamientos efectivos disponibles para las personas con dismorfia muscular. Los médicos tratan la dismorfia muscular de la misma manera que tratan a otros tipos de trastorno corporal.

La primera línea de tratamiento incluye terapia psicológica y medicamentos antidepresivos llamados inhibidores de la recaptación de serotonina. Cuando se utilizan efectivamente puede tratar los síntomas de la dismorfia muscular y reducir los pensamientos obsesivos sobre su apariencia.

Este tratamiento ayuda a la gente a ganar más control sobre su trastorno compulsivo como el ejercicio excesivo o mirarse constantemente.

Las personas con este problema se resisten a recibir tratamiento diciendo que están contentos con la forma en que se encuentran. La familia puede ser capaz de persuadir a la persona para conseguir ir al medico y centrarse en los problemas causados por los comportamientos, como la pérdida del empleo, el deterioro de las relaciones y el propio daño físico del cuerpo.

Para aquellos que acceden al tratamiento, La terapia psicológica combinada con medicamentos es prometedor ya que también sirve para tratar la depresión subyacente.

Dejar respuesta