Que vitaminas tomar si fumas

¿Que vitaminas tomar eres fumador o que relación hay entre la vitamina c y fumar? Son preguntas habituales entre fumadores. El humo del cigarrillo es una mezcla tóxica de venenos y productos químicos que causan cáncer poniendo todos los órganos internos en riesgo. Fumar crea los radicales libres que pueden causar daño celular y agotan las vitaminas y minerales de nuestro cuerpo. Echemos un vistazo más de cerca.

Fumar cigarrillos y los radicales libres

Los radicales libres son átomos o moléculas inestables que viajan alrededor del cuerpo buscando un electrón de otras moléculas, para estabilizarse. Esto provoca una reacción en cadena de daños y puede causar estragos en el tejido sano y el ADN.

La defensa del cuerpo utiliza antioxidantes para combatir los daños causados por los radicales libres. Los antioxidantes son moléculas capaces de donar electrones a los radicales libres sin perder su integridad molecular. Por ello son capaces de disminuir el efecto que tienen los radicales libres en el cuerpo. Cuando hay demasiados radicales libres y no hay suficientes antioxidantes en el cuerpo, se produce una situación conocida como estrés oxidativo. Esto se piensa para desempeñar un papel en el desarrollo de toda una serie de enfermedades, incluyendo cáncer y enfermedad cardíaca.

Se han identificado más de 4.000 antioxidantes de los que algunos los produce el cuerpo y otros provienen de los alimentos que comemos. Por eso es bueno saber que vitaminas tomar si fumas:

 

 

Vitaminas para fumadores

Dos de los mas importantes antioxidantes son la vitamina C y la vitamina E, que ayudan a combatir la inflamación y las toxinas en el cuerpo y son esenciales para un sistema inmunológico saludable.

La vitamina C

La vitamina C es una vitamina soluble en agua que el cuerpo no puede almacenar, así que debemos obtenerla diariamente de los alimentos. La vitamina C es necesaria para hacer el colágeno, una proteína responsable del crecimiento y la reparación de las células en nuestros cuerpos desde la piel a los músculos y vasos sanguíneos. Ayuda a mantener nuestro sistema inmunológico fuerte y reduce el azúcar en sangre. También tiene la cualidad de ayudar a regenerar la vitamina E.

La vitamina C puede encontrarse en todas las frutas y verduras. Excelentes fuentes de vitamina C son el melón, la sandía, los cítricos, arándanos, fresas, frambuesas, tomates, brócoli, coles de Bruselas y las patatas.

La vitamina E

La vitamina E es es un poderoso antioxidante liposoluble y se almacena en los depósitos hepáticos y en la grasa. Es un nutriente que nos ayuda a crear glóbulos rojos y reforzar el sistema inmunológico para combatir a virus y bacterias.

La vitamina E desempeña un papel en protegernos de cáncer, enfermedades cardíacas y el envejecimiento. Es una de las primeras líneas de defensa contra el daño a los pulmones cuando respiramos el humo del cigarrillo.

Los estudios sugieren que tomar demasiada vitamina E puede aumentar ciertos tipos de enfermedades del corazón y aumentar la mortalidad por ello es mejor obtener la vitamina E por una dieta normal. Los alimentos fuentes de vitamina E son los frutos secos, avellanas, cacahuetes, almendras, aceites vegetales, germen de trigo, maíz, girasol, hortalizas de hoja verde como las espinacas y brócoli, o semillas de girasol.

 

 

Fumar cigarrillos y el agotamiento de las vitaminas

Los fumadores pierden vitamina C de la sangre y vitamina E de los tejidos. Además, el efecto regenerador de la vitamina C sobre la vitamina E se pierde. El tabaquismo acelera la producción de radicales libres y agota los niveles de antioxidantes del cuerpo. No es una buena situación para los fumadores, que necesitan los beneficios de los antioxidantes.

Hay vínculos entre fumar y el agotamiento de las vitaminas y esto pone en peligro la capacidad de nuestro cuerpo para manejar las toxinas del humo del cigarrillo. Esto nos puede predisponer a las enfermedades que siguen el uso del tabaco.

El humo del cigarrillo es extremadamente tóxico y esta formado por mas de 7.000 compuestos químicos. Algunos de esos productos químicos son tóxicos o cancerígenos como el benceno, el formaldehído, el cianuro de hidrógeno, monóxido de carbono o el arsénico.

Dejar respuesta