Absceso dental o periodontal, que es, causas, síntomas y tratamiento

Un absceso dental o periodontal es una infección en la raíz de un diente o entre la encía y diente que resulta doloroso. Es generalmente causado por una caries dental severa. Otras causas son un golpe en el diente que se rompe o se astilla y la enfermedad de encías o gingivitis. Estos problemas pueden causar roturas en el esmalte dental que permite que las bacterias infecten la pulpa del diente. La infección también puede extenderse desde la raíz del diente a la mandíbula. Un absceso dental una afección muy común por lo que es muy interesante conocer sus síntomas, causas o su tratamiento.

Cuando el interior de la boca está irritada o sufre un golpe, las bacterias pueden entrar y causar una infección que puede generar una hinchazón dolorosa que se llena de pus. Si no se puede drenar el pus, el área se hincha mas y genera dolor. Esto se conoce como un absceso. El absceso forma una barrera alrededor de la infección para evitar que una infección bacteriana se extienda.

Tipos de absceso dental

Los abscesos pueden formarse muy rápidamente incluso uno o dos días después de que la infección comience. Hay dos tipos de abscesos:

Un absceso periodontal

Generalmente es causado por una infección en el espacio entre el diente y la encía. La infección puede ocurrir cuando queda comida entre la encía y el diente. En personas con enfermedad periodontal severa las bacterias pueden acumularse debajo de la encía y el hueso.

Un absceso periapical

Ocurre dentro del diente cuando el nervio del diente está muerto o moribundo. Este tipo de absceso empieza en la punta de la raíz del diente y se propaga al hueso circundante.

 

Absceso dental o periodontal, que es, causas, síntomas y tratamiento

 

 

Síntomas de un absceso dental

Los síntomas de un absceso dental generalmente cursan con dolor severo, afilado y continuo. Otros síntomas pueden incluir fiebre, dolor al masticar, sensibilidad dental, sabor amargo en la boca. También puede generar molestia general, enrojecimiento e hinchazón de las encías y mandíbula superior o inferior.

Si la raíz del diente muere por la infección, el dolor de muelas puede parar pero la infección permanece activa y se sigue extendiendo. Por lo tanto si experimenta alguno de los síntomas es importante ver a un dentista aunque el dolor se pase.

La mayoría de los abscesos son dolorosos por lo que la gente suele busca tratamiento inmediato. Si no se trata un absceso la infección puede durar meses o incluso años. Si la infección no es tratada, puede dañar el hueso circundante y los dientes.

A veces se forma una fistula a través de los huesos y la piel para permitir que el pus drene. Las fistulas parecen como una espinilla y si tienes pus drenando podrías notar un extraño sabor en la boca. Drenar el absceso a través de una fístula reduce la presión y el dolor pero la infección necesita ser tratada.

A veces, un absceso que no se trata puede formar una quiste en el hueso de la mandíbula. Si el diente se descompone y no se puede salvar, el quiste sale cuando el diente se extrae. Si el diente se puede ser salvar necesitará una endodoncia para eliminar el nervio infectado.

Que hacer en casa para tratar el absceso

Si puedes ver o sentir una hinchazón en sus encías enjuáguese la boca varias veces al día con una solución de agua salada. Use 1/2 cucharadita de sal en 30 ml de agua. Esto puede ayudar a sacar el pus y aliviar la presión. Aunque el enjuague ayude todavía tiene que ir al dentista tan pronto como sea posible.

 

Absceso dental o periodontal, que es, causas, síntomas y tratamiento

Tratamiento del absceso dental

El tratamiento general del absceso dental es eliminar la infección, preservar el diente y evitar las complicaciones. Para eliminar la infección, el absceso debe drenarse a través del diente por un procedimiento conocido como conducto radicular.

También se puede hacer cirugía en la raíz para quitar cualquier tejido de la raíz enferma, extraer el diente, o una incisión en el tejido de la encía inflamada, cuando la infección ha disminuido.

Se prescriben antibióticos para ayudar a combatir la infección. Para aliviar el dolor y la incomodidad asociada con un absceso dental, pueden utilizarse con agua salada tibia y analgésicos como el ibuprofeno.

Si se ha formado una fístula, su dentista buscará la fuente de la infección para limpiarla. Esto aparece en una radiografía y muestran al dentista donde está la fístula que generalmente se cierra en sola.

Si la infección se inicia dentro de un diente, el odontólogo hará un pequeño orificio en el diente. Esto permite que el absceso drene. El diente necesitará tratamiento de conducto, seguido de una obturación o una corona.

Las personas con enfermedad periodontal severa pueden tener abscesos. El drenaje ayuda en el problema inmediato pero la enfermedad periodontal debe tratarse para prevenir otra infección. Su dentista puede darle una receta para antibióticos y analgésicos. Estos medicamentos ayudarán a curar el absceso y evitar que la infección se propague.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here