Cáncer cervicouterino – Que es, causas, signos, síntomas, tratamiento

El cáncer cervicouterino es uno de los cánceres más frecuentes en mujeres en todo el mundo y sus signos y síntomas son muy variados. Este se da en las células del cuello uterino en la parte inferior del útero que conecta con la vagina.

El cáncer cervicouterino es el segundo cáncer más frecuente en mujeres después del cancer de mama en el mundo con aproximadamente 500.000 nuevos casos al año en el mundo y el quinto de todos los cánceres. La edad media de diagnóstico es de 48 años, aunque aproximadamente el 47% se diagnostica antes de los 35 años. En España se diagnostican unos 2.100 casos anuales, lo que representa el 3,3% de los tumores en mujeres, por detrás de los tumores de mama, colon, estómago, cuerpo de útero, ovario. Es muy importante el diagnostico precoz de la enfermedad.

El cáncer cervicouterino es el cáncer en el cuello uterino, en el cervix en la abertura del útero en la vagina. El ectocérvix es la porción del útero que se extiende en la vagina y es un color rosado sano y está cubierto con células planas llamadas las células escamosas. El endocérvix o el canal cervical se compone de otra clase de célula llamada células columnares. El área donde se encuentran estas células se llama la zona de transformación y es el lugar más habitual para que las células anormales se desarrollen. La mayoría de los cánceres cervicales son cánceres de células escamosas.

El adenocarcinoma es el segundo tipo de cáncer cervicouterino más común, que representa el 10 al 20 por ciento restante de los casos. El adenocarcinoma se desarrolla a partir de las glándulas que producen moco en el endocérvix.

Casi todos los casos de cáncer cervicouterino son causados por el virus del papiloma humano para el que ya existe una vacuna que se administra a las niñas. Mujeres de todas las edades corren el riesgo de contraer este cáncer desde que comienza su vida sexual.

La prueba de papanicolau es la mejor manera de encontrar los cambios de la células que pueden llevar al cáncer cervical y casi siempre muestran estos cambios celulares antes de que se conviertan en cáncer. Es importante hacer un seguimiento con su médico después de cualquier resultado anormal de la prueba ya que puede ayudar a prevenir el cáncer cervical. Si usted tiene 26 años o más, puede obtener la vacuna contra el VPH y le protege contra los tipos de VPH que causan la mayoría de los casos de cáncer cervicouterino. Si usted tiene relaciones sexuales utilice preservativos.

Entre los factores de riesgo del cancer cervicouterino se incluyen relaciones sexuales sin protección, múltiples parejas sexuales, siendo el sobrepeso, uso de anticonceptivos orales, genética, fumar, tener embarazos múltiples o tener el primer embarazo siendo joven.

Este cáncer no muestra ningún síntoma en sus etapas iniciales. Después de que la enfermedad se ha extendido a otros organos los síntomas son más palpables. Tenga en cuenta que las probabilidades de éxito del tratamiento del cáncer de cuello uterino son mayores si se detecta precozmente.

 

Causa del cáncer cervicouterino

La causa del cáncer cervicouterino mayoritariamente es un virus llamado papilomavirus humano o HPV. No todos los tipos de VPH causan cáncer cervical. Algunos de ellos causan verrugas genitales, pero otros tipos no pueden causar ningún síntoma. Hay más de 100 tipos diferentes de VPH, la mayoría de los cuales se consideran de bajo riesgo y no causan cáncer cervical. Los tipos de HPV de alto riesgo pueden causar anormalidades de las células cervicales .

Más del 70 por ciento de los casos de cáncer cervical se pueden atribuir a dos tipos del virus, HPV-16 y HPV-18, referidos a menudo como tipos de riesgo elevado de HPV.

Se estima que el VPH es la infección de transmisión sexual más común y a la edad de 50 años aproximadamente el 80% de las mujeres han sido infectadas con algún tipo de VPH. La mayoría de las mujeres infectadas no desarrollan cáncer cervical, la infección no dura mucho y el 90% de las infecciones se resuelven por sí solas en 2 años.

Una mujer con una infección persistente de HPV está en un mayor riesgo de desarrollar anormalidades y cáncer que una mujer cuya infección resuelve por sí misma. Ciertos tipos de este virus pueden transformar las células cervicales normales en anormales que después de un largo período de tiempo algunas de estas células anormales pueden entonces convertirse en cáncer cervicouterino.

 

 

Signos y síntomas del cáncer de cuello uterino

 

Síntomas de cáncer cervicouterino

Si tiene varios de estos síntomas de cáncer cervicouterino o signos durante un periodo prolongado de tiempo acuda a su medico para que le realice un reconocimiento medico lo antes posible.

 

Sangrado vaginal anormal

Muchas de las mujeres diagnosticada con cáncer cervicouterino experimenta sangrado irregular y podría ser un indicador. También podría ser debido a otras condiciones médicas, tales como un desequilibrio hormonal, tener una enfermedad pélvica inflamatoria o una infección. El cáncer se propaga a tejidos cercanos y causan sangrado. La hemorragia puede ocurrir entre los períodos menstruales, después de mantener relaciones sexuales, después de la menopausia e incluso después de un examen pélvico por el medico.

Flujo vaginal inusual

Si el flujo vaginal aumenta, huele mal o tiene un aspecto irregular, podría ser un signo de infección o de cáncer cervicouterino o de endometrio. La secreción vaginal puede ser pesada, acuosa, marrón o contener sangre.

Dolor durante las relaciones sexuales

Las relaciones sexuales dolorosas es otro signo importante de advertencia. Este síntoma indica cáncer cervicouterino avanzado, que significa que el cáncer se ha diseminado a lo largo de los tejidos y órganos. Aparte de dolor, también puede experimentar otros síntomas como flujo vaginal espeso y maloliente. Hay otras razones posibles para este problema como son tener una infección o una enfermedad de transmisión sexual. Los signos y síntomas del cáncer de cuello uterino son muy variados.

 

Dolor en la pelvis

El dolor pélvico es común entre las mujeres. Los calambres y los dolores son una parte normal del ciclo menstrual y generalmente no indican la presencia de cáncer o cualquier otra condición que requiera atención.

Si el dolor dura períodos más largos de tiempo y ocurre con más frecuencia podría ser un signo de cáncer cervicouterino. Puede experimentar dolor pélvico inusual y puede comenzar repentinamente en cualquier momento durante el mes. Generalmente no ocurre a menos que el cáncer está en una fase muy avanzada.

 

Malestar al orinar

También puede causar molestias durante la micción. Es uno de los síntomas más evidentes y frecuentes de esta enfermedad. Entre estas molestias se incluyen ardor, escozor o sensación de presión al orinar. Sin embargo también pueden deberse a otras causas como una infección urinaria, problemas en la vejiga, infección o enfermedad de transmisión sexual.

 

Periodos menstruales mas largos y densos

Períodos menstruales que son más pesados y más largos que lo normal son otro signo de advertencia común. Se debe a la irritación del cuello uterino, el sangrado se considera denso si tienes que cambiar las compresas más de una vez cada 2 horas. Aparte de cáncer, el sangrado puede ser debido a un desequilibrio hormonal, fibromas, un pólipo, una enfermedad inflamatoria de la pelvis, endometriosis, problemas en la tiroides o una enfermedad del hígado o riñón. Incluso puede ocurrir debido a ciertos medicamentos. Recuerde que la prevención es mejor que la cura

 

Incontinencia urinaria

Ir al baño frecuentemente es común entre las mujeres embarazadas y personas que beben mas líquidos. Si tienes este problema sin ninguna causa el control de la vejiga es un tema principal cuando se buscan signos de cáncer cervicouterino. Por lo general indica que el cáncer se ha diseminado más allá de un área localizada y está afectando a la vejiga o en otras partes del aparato urinario. Con este cáncer a menudo se experimenta pérdida de control de la vejiga acompañada de sangre en la orina.

 

Pérdida de peso sin causa

Como con otros cánceres la pérdida de peso inexplicable puede ser una señal. El sistema inmune trabaja duro para luchar contra el cáncer. El cuerpo produce proteínas llamadas citoquinas que descomponen la grasa a una velocidad mayor de lo normal. Esto conduce a una pérdida de peso independientemente de lo que coma. Si repentinamente están perdiendo peso y tiene alguno de los otros síntomas mencionados vaya al medico.

 

Fatiga continua

Si se siente falta de energía la mayoría de las veces a pesar de descansar, podría ser motivo de preocupación. Cuando los glóbulos rojos son sustituidos por glóbulos blancos para luchar contra la enfermedad se produce anemia, que conduce a la fatiga y la pérdida de apetito. Una respuesta anémica es una señal de advertencia.

 

Dolor en la pierna

Las mujeres diagnosticadas a menudo experimentan hinchazón y dolor en las piernas. Cuando el cáncer cervicouterino se expande obstruyendo el flujo de sangre produciendo hinchazón en las piernas. El dolor tiende a ser constante y aumenta en intensidad con el tiempo. A veces también cursa con dolor de espalda. Tener dolor en las piernas no significa que tiene cáncer cervicouterino. Si usted tiene dolor en las piernas y algunos más de los síntomas durante un tiempo largo es mejor ir al médico.

 

Tratamiento de cáncer cervicouterino

Para el tratamiento de cáncer cervicouterino primero se establece la etapa de su cáncer y su medico le recomendará sus opciones de tratamiento. Piense en tus opciones sin prisa y si hay algo que no entiende pida una explicación. La elección del tratamiento depende en gran medida de la etapa de la enfermedad y otros factores como son su edad, su salud general, circunstancias individuales y sus preferencias. El cáncer cervical puede afectar su vida sexual y su capacidad de tener hijos. Estas preocupaciones también deben ser consideradas como usted toma decisiones del tratamiento.

Para las etapas más tempranas del cáncer cervicouterino, se puede utilizar la cirugía o la radiación combinada con la quimioterapia. Para etapas posteriores, la radiación combinada con quimioterapia suele ser el tratamiento principal. La quimioterapia por sí misma se usa a menudo para tratar el cáncer cervicouterino avanzado. A menudo es una buena idea obtener una segunda opinión, especialmente de los médicos con experiencia y puede dar más información y ayudarle a sentirse más seguro sobre la elección de un plan de tratamiento.

El tratamiento para la mayoría de las etapas del cáncer cervicouterino incluye cirugías como una histerectomia o la eliminación de los linfonodos pélvicos con o sin el retiro de ovarios y de tubos de Falopio. Dependiendo del crecimiento del cáncer usted puede tener uno o más tratamientos. Si tiene una histerectomía, no podrá tener hijos. Pero una histerectomía no siempre es necesaria especialmente cuando el cáncer se encuentra muy pronto.

Consejos para prevenir el el cáncer cervicouterino

El cáncer cervicouterino es muy serio por lo que proponemos diferentes consejos y medidas profilacticas para mantenerse saludable:

Las mujeres entre 20 y 30 años deben recibir un examen medico cada 3 años.

Las mujeres entre 30 y 65 años deben ser examinadas cada 3 a 5 años.

Vacunarse del virus del papiloma humano antes de los 20 años.

Dejar de fumar y evitar los entornos con fumadores.

Tomar las medidas adecuadas para prevenir las enfermedades de transmisión sexual.

Esto ayudará a reducir la probabilidad de sufrir cáncer de cuello uterino.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here