Conducto torácico – Que es, anatomía, recorrido y patología

El conducto torácico, también llamado ducto torácico o gran vena torácica es el mayor de los conductos linfáticos en el cuerpo y es el principal canal linfático para el retorno de quilo al sistema venoso. Recoge casi la totalidad de la linfa que circula por todo el cuerpo ya que el resto es recogido por el conducto torácico derecho.

El conducto torácico recoge alrededor del 75% de la linfa de todo el cuerpo pasa por el conducto torácico drenando miembros inferiores, abdomen (excepto la zona convexa del hígado), hemitórax, miembro superior izquierdo y cara y cuello izquierdo. El conducto linfático derecho drena la extremidad superior derecha, seno derecho, pulmón derecho y lado derecho de la cabeza y el cuello.

El sistema linfático es una red de tejidos y órganos que ayudan a librar el cuerpo de toxinas, residuos y otros materiales no deseados. La función primaria del sistema linfático es transportar la linfa, un líquido que contiene los glóbulos blancos, que protegen de las infecciones en en todo el cuerpo. El sistema linfático es esencial para el drenaje de líquido del tejido y el paso de la linfa alrededor del cuerpo.

El conducto torácico se desarrolla en la séptima y octava semana de gestación a partir de dos vasos de la aorta que se convierten en los conductos torácico izquierdos y derecho embrionarios.

 

Anatomía

El conducto torácico es el mayor vaso linfático del sistema linfático del cuerpo. Tiene unos 40 centímetros de longitud en adultos y aproximadamente 5 milímetros de ancho en su origen abdominal y se extiende desde la 12º vértebra torácica hasta la raíz del cuello.

El conducto torácico se forma de la confluencia abdominal de los troncos linfáticos lumbares derecho e izquierdo, así como los troncos linfáticos intestinales derecha e izquierda entre T12 y L2. Si la confluencia de los troncos linfáticos es sacular, se refiere como cisterna del quilo. La acción de la respiración ayuda al flujo de quilo por el conducto torácico. El conducto también contiene músculo liso en sus paredes y válvulas que impiden el retroceso de la linfa.

Dentro del conducto torácico se encuentra el quilo que es un líquido blanco que contiene líquido linfático del sistema linfático y grasas. El conducto torácico drena la linfa del 75% del cuerpo,

El del conducto torácico recibe linfa desde los troncos linfáticos torácicos, procedentes de los espacios intercostales inferiores al sexto. El conducto también recibe linfa de espacios intercostales superiores a través de los troncos linfáticos intercostales superiores. También recibe linfa de los troncos linfáticos mediastínicos, la yugular izquierda, broncomediastinico izquierdo y troncos subclavios izquierdos.

 

Conducto torácico – Que es, anatomía, recorrido y patología

Recorrido

  • El conducto torácico cruza el diafragma en el hiato aórtico a nivel de la duodécima vértebra torácica. La apertura aórtica se encuentra en el mediastino posterior y es formada a ambos lados por los pilares del diafragma.
  • El conducto asciende entre la aorta torácica a la izquierda y la vena ácigos a la derecha y cruza a la izquierda entre la 4º y 6º vertebras torácicas.
  • El conducto asciende detrás del arco aórtico y la arteria subclavia izquierda. Pasa también anterior al músculo escaleno anterior y el nervio frénico izquierdo antes de su destino final.
  • El líquido drena a nivel venoso entre la vena subclavia izquierda y la vena yugular interna izquierda, donde mueve la circulación venosa sistémica. Hay una válvula situada en la unión del conducto torácico con el drenaje de la vena que evita el retorno de sangre venosa en el sistema linfático.

 

Patología del conducto torácico

El conducto torácico también sufre alteraciones pero no son muy habituales:

Nodo de Virchow es un ganglio linfático grande en en el ángulo venoso, en el cruce de la vena subclavia izquierda y el conducto torácico que drena la linfa del intestino. Cuando se agranda puede ser uno de los primeros signos de un carcinoma gástrico por el desplazamiento de células tumorales por el conducto torácico.

También puede aparecer una fístula en el conducto cuando se realiza una cirugía en la parte inferior del lado izquierdo del cuello y puede requerir una hospitalización prolongada.

A veces se puede dar un quilotorax que es una ruptura del conducto torácico que hace que el quilo se desplace a la cavidad pleural. Puede ocurrir por causas congénitas, traumáticas, como una cirugía o un accidente, y por malignidades u otras enfermedades como tuberculosis, sarcoidosis, obstrucción de la vena cava superior.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here