Contaminación del agua – Que es, causas, consecuencias, soluciones

La contaminación del agua se puede definir como que una o más sustancias se han acumulado en el agua empeorando su calidad hasta causar problemas a los animales o a las personas. Los océanos, ríos y aguas pueden limpiar naturalmente una cierta cantidad de contaminación dispersándola.

Dos terceras partes de la Tierra están cubiertas por agua y a medida que la población continúa creciendo ejerce una presión cada vez mayor sobre los recursos de agua reduciendo su calidad y produciéndose la contaminación del agua.

Algunas formas de contaminación son obvias como las mareas negras de petroleo para la contaminación del agua suele ser menos evidente y mucho más difícil de detectar. Hay dos formas principales de medir la calidad del agua. Una es tomar muestras del agua y medir las concentraciones de los productos químicos que contiene. Si los productos químicos son peligrosos o las concentraciones son demasiado altas, podemos considerar que el agua está contaminada.

Otra forma de medir la calidad son los indicadores biológicos de la calidad del agua de mar que consiste en examinar si muchos tipos diferentes de criaturas como peces o insectos pueden vivir en un río, es probable que la calidad sea muy buena o si el río no soporta vida de peces la calidad es mucho peor.

Sabemos que la contaminación del agua es un problema humano porque es hecho relativamente reciente ya que a medida que la industrialización se ha extendido por todo el mundo, el problema de la contaminación se ha extendido. Cuando la población era mucho más pequeña, nadie creía que la contaminación iba a presentar un problema y que los océanos eran demasiado grandes para contaminar. La contaminación es una de las señales de que los seres humanos han superado esos límites.

Si se vierte tinta negra en un río la tinta desaparecer rápidamente en el agua limpia, no desaparece pero está en una concentración tan baja que no podrías verla y a niveles tan bajos no presentan un problema real. Pero si se vierte muchos litros de tinta en un río cada pocos segundos el río rápidamente se volvería negro y los productos químicos podrían afectar la salud de todas las plantas, animales y humanos.

La contaminación del agua tiene que ver con las cantidades de una sustancia contaminante que se libera y el volumen de agua en la que se libera. Una pequeña cantidad de una sustancia química tóxica puede tener poco impacto pero la misma cantidad del mismo producto puede tener un impacto mucho mayor en una zona con menos agua limpia para dispersarlo.

La contaminación del agua se define en Naciones Unidas como la introducción por el hombre, directa o indirectamente, de sustancias o energía en el medio marino que tengan efectos nocivos como el daño a los recursos vivos, los peligros para la salud humana, los obstáculos a las actividades marinas, incluida la pesca, el deterioro de la calidad del agua de mar y la reducción de los servicios.

Tipos de contaminación del agua

Cuando pensamos en los recursos de agua pensamos en océanos, lagos y ríos que se denominan aguas superficiales pero no toda el agua se encuentra en su superficie.

Una gran parte del agua se almacena en estructuras rocosas subterráneas conocidas como acuíferos, que no podemos ver cuya agua almacenada se conoce como aguas subterráneas. Los acuíferos alimentan nuestros ríos y abastecen gran parte de nuestra agua potable. También pueden contaminarse con herbicidas que drenan hacia el suelo. La contaminación de las aguas subterráneas es mucho menos obvia que la contaminación de las aguas superficiales, pero no es menos problemática.

Las aguas superficiales y subterráneas son los dos tipos de recursos hídricos que afectan a la contaminación. También hay dos maneras diferentes en las que la contaminación puede ocurrir.

Si la contaminación proviene de un solo lugar como una tubería se conoce como contaminación de origen puntual. Otros ejemplos de contaminación puntual incluyen un derrame de petróleo de un camión cisterna o alguien que vierte aceite de su coche por el desagüe. Una gran parte de la contaminación del agua no proviene de una sola fuente, sino de muchas fuentes dispersas diferentes. Esto se denomina contaminación no puntual.

Cuando la contaminación de origen puntual entra en el medio ambiente, el lugar más afectado suele ser el área inmediatamente alrededor de la fuente. Por ejemplo, cuando se produce un accidente de petrolero, la marea negra se concentra alrededor del propio petrolero y la contaminación se dispersa cuanto más lejos del petrolero al que se va. Esto es menos probable que suceda con la contaminación de fuentes no puntuales que, por definición, entra en el medio ambiente desde muchos lugares diferentes a la vez.

A veces la contaminación entra al medio ambiente en un lugar tiene un efecto a cientos o incluso miles de kilómetros de distancia. Esto se conoce como contaminación transfronteriza. Un ejemplo es la forma en que los desechos radiactivos viajan a través de los océanos.

 

Causas de la contaminación del agua

La contaminación del agua tiene muchas causas diferentes y ésta es una de las razones por las que es un problema tan difícil de resolver.

Si queremos conocer las causas de la contaminación del agua la mayor parte no comienza en el agua. Alrededor del 80% de la contaminación oceánica entra en nuestros mares desde la tierra. Prácticamente cualquier actividad humana puede tener un efecto en la calidad de nuestro medio ambiente acuático. Cuando los agricultores fertilizan los campos, los productos químicos que utilizan drenan en el agua subterránea o en las aguas superficiales cercanas.

Las sustancias químicas liberadas por las chimeneas pueden entrar en la atmósfera y luego caer de nuevo a la tierra como lluvia, entrando en los mares, ríos y lagos y causando contaminación del agua. Eso se llama deposición atmosférica.

Alcantarillado

La eliminación de los residuos de aguas residuales es un problema importante. Aunque se han logrado grandes mejoras en el acceso al agua potable, se ha progresado relativamente poco en la mejora del saneamiento. La eliminación de aguas residuales afecta los entornos inmediatos de las personas y provoca enfermedades relacionadas con el agua, como la diarrea, se estima que las enfermedades relacionadas con el agua podrían matar hasta 135 millones de personas en 2020.

Cuando se tira de la cadena del inodoro, los residuos tienen que ir a algún lugar y, incluso después de salir de la planta de tratamiento de aguas residuales, todavía hay residuos que eliminar. A veces, los residuos de aguas residuales se bombean sin tratar al mar.

Las alcantarillas de grandes países recogen millones de litros de aguas residuales cada día, algunas de ellas todavía bombeadas al mar sin tratar a través de largas tuberías. Desafortunadamente, incluso en algunas de las naciones más ricas verter aguas residuales en el mar continúa.

Las aguas residuales son una sustancia completamente natural que debe ser destruida de forma inofensiva en el medio ambiente ya que el 90% de las aguas residuales es agua pero contienen todo tipo de productos químicos, desde las drogas farmacéuticas, papel, plástico y otros desechos. Es posible contraer enfermedades como la hepatitis, la fiebre tifoidea y el cólera por el agua de los ríos y del mar.

Aguas residuales

Alrededor de la mitad de toda la contaminación oceánica se debe a las aguas residuales. Cada año, el mundo genera entre 5.000 y 10.000 millones de toneladas de desechos industriales de los que gran parte son bombeados a ríos y océanos.

Las fábricas son fuentes puntuales de contaminación del agua, pero mucha agua está contaminada por la gente usando fuentes no puntuales convirtiendo el agua ordinaria en aguas residuales. Prácticamente todo el mundo vierte sustancias químicas de un tipo u otro en sus desagües o inodoros como los detergentes o los pesticidas que usamos.

Una gran parte de la contaminación tóxica también entra en las aguas residuales de las carreteras que se cubren de productos químicos tóxicos por lo que cuando llueve acaban en los desagües y ríos matando a un gran número de peces. Se ha estimado que en un año el lavado de la carretera de una sola ciudad grande gotea tanto petróleo en nuestro medio ambiente acuático como una mancha de petroleo.

Residuos químicos

Hay sustancias químicas altamente tóxicas como los policlorobifenilos que se utilizaban para fabricar circuitos impresos electrónicos que fueron vertidas al medio ambiente durante el siglo XX. En un ejemplo clásico de contaminación transfronteriza ya que se trasladan a través de los océanos, a miles de kilómetros de donde entraron en el medio ambiente. Aunque están ampliamente prohibidos, sus efectos se mantendrán durante muchas décadas.

Otro tipo de contaminación tóxica proviene de metales pesados, como el plomo, el cadmio y el mercurio. El mercurio y el cadmio se siguen utilizando en las pilas.

El ejemplo más conocido de contaminación por metales pesados en los océanos ocurrió en 1938 cuando una fábrica japonesa descargó una cantidad significativa de mercurio contaminando las poblaciones de peces. Una década después mucha gente local se había comido el pescado y alrededor de 2000 fueron envenenados y cientos murieron o quedaron discapacitados.

Nutrientes

Tratada adecuadamente y utilizada en cantidades moderadas, las aguas residuales pueden ser un fertilizante ya que devuelve importantes nutrientes al medio ambiente, como el nitrógeno y el fósforo, que las plantas y los animales necesitan. El problema es que a menudo se liberan en cantidades mucho mayores de lo necesario. Los fertilizantes químicos utilizados por los agricultores también añaden nutrientes al suelo, que drenan en ríos y añaden a las aguas residuales.

Juntos, las aguas residuales y los fertilizantes pueden causar un aumento masivo en el crecimiento de algas o plancton en grandes áreas de océanos, lagos o ríos y es dañino porque elimina el oxígeno del agua que mata otras formas de vida conduciendo a lo que se conoce como zona muerta.

 

Plástico

El plástico es la sustancia más común en las playas ya que es uno de los materiales más comunes y es utilizado para fabricar prácticamente todo tipo de objetos manufacturados, desde prendas de vestir hasta piezas de automóviles. Es ligero y flota fácilmente para poder recorrer enormes distancias y la mayoría no se descomponen naturalmente en el medio ambiente lo que significa que pueden sobrevivir en el medio marino durante mucho tiempo. Una botella de plástico puede sobrevivir 450 años en el océano.

Aunque los plásticos no son tóxicos de la misma manera que los productos químicos representan un peligro importante para las aves marinas, los peces y otras criaturas marinas. Se encontró que más del 80% de las aves marinas tenían residuos plásticos en sus estómagos.

Residuos radiactivos

Los residuos radiactivos en concentraciones suficientemente altas puede matar y en concentraciones más bajas puede causar cáncer y otras enfermedades. Las mayores fuentes de contaminación radiactiva en Europa son fábricas de reprocesamiento de combustible residual procedente de centrales nucleares que descargan aguas residuales radiactivas en el mar, que las corrientes oceánicas transportan por todo el mundo.

Contaminación de petróleo

Las manchas negras de petróleo representan sólo una pequeña fracción de toda la contaminación que entra en nuestros océanos. Incluso considerando el petróleo por sí solo, los derrames de petroleros no son tan significativos como podrían parecer ya que sólo el 12% del petróleo que entra en los océanos proviene de accidentes de petroleros.

Más del 70% de la contaminación petrolera en el mar proviene del transporte marítimo rutinario y de la gente que vierte petróleo en los desagües terrestres. Sin embargo, lo que hace que los derrames de petroleros sean tan destructivos es la enorme cantidad de petróleo que liberan al mismo tiempo, es decir, la concentración de petróleo que producen en una parte muy localizada del medio ambiente marino.

Especies invasoras

La mayoría de la gente piensa que la contaminación del agua involucra cosas como aguas residuales, metales tóxicos o mareas negras, pero la contaminación puede ser tanto biológica como química. En algunas partes del mundo, las especies exóticas son un gran problema.

Las especies invasoras son animales o plantas de una región que han sido introducidas en un ecosistema diferente en el que no tienen depredadores naturales, por lo que rápidamente desplazan a los animales o plantas habituales. Ejemplos comunes como el Mar Mediterráneo ha sido invadido por una especie de algas exóticas llamadas Caulerpa taxifolia.

Otras formas de contaminación

La contaminación térmica de las fábricas y centrales eléctricas también causa problemas en los ríos. Al elevar la temperatura, reduce la cantidad de oxígeno disuelto en el agua, reduciendo el nivel de vida acuática que el río puede soportar.

Otro tipo de contaminación involucra la interrupción de los sedimentos que fluyen desde los ríos hacia el mar. Las presas construidas para centrales hidroeléctricas pueden reducir el flujo de sedimentos que reduce la formación de playas aumentando la destrucción natural de los acantilados junto al mar reduciendo el flujo de nutrientes de los ríos al mar. El aumento de sedimentos también puede presentar un problema ya que puede bloquear las branquias de los peces asfixiándolos.

Consecuencias de la contaminación del agua

Algunas personas creen que la contaminación del agua es consecuencia de la actividad humana por lo que es casi seguro que se produzca cierto grado de contaminación y es un mal necesario que las personas deben soportar por el progreso. Una de las razones por las que la gente se ha despertado ante el problema de la contaminación es que trae costes que eliminan cualquier beneficio económico.

Tomemos, por ejemplo, los derrames de petróleo. Pueden ocurrir si los petroleros están mal construidos el petróleo puede bañarse en las playas cercanas, devastar el ecosistema y afectar severamente al turismo. El principal problema es que las personas que soportan el costo del derrame no son las que causaron el problema en primer lugar sin embargo, se podría decir que todo aquel que pone gasolina contribuye al problema de alguna manera. Por lo tanto, los derrames de petróleo son un problema para todos, no sólo para las personas que viven en la costa.

Las aguas residuales son otro buen ejemplo de cómo la contaminación puede afectarnos a todos. Las aguas residuales vertidas en las aguas costeras pueden bañarse en las playas y causar un peligro para la salud pudiendo enfermar si tragan agua contaminada. Las personas que comen marisco envenenado corren el riesgo de padecer una enfermedad aguda, y muchas veces ya no se capturan porque están demasiado contaminados con aguas residuales o desechos químicos tóxicos.

La contaminación es importante porque perjudica el medio ambiente del que dependen las personas. El medio ambiente no es algo distante y separado de nuestras vidas es todo lo que nos rodea que nos da vida y salud. Destruir el medio ambiente reduce la calidad de nuestras propias vidas, y esa es la razón por la que la contaminación debería importarnos a todos.

 

 

Soluciones a la contaminación del agua

No hay soluciones fáciles para resolver la contaminación del agua pero hay tres enfoques diferentes que pueden ayudar a abordar el problema y trabajar juntas.

Educación

Una mayor conciencia pública puede marcar una diferencia positiva. Hacer que la gente tome conciencia del problema es el primer paso para resolverlo. A principios de la década de 1990 cuando los surfistas en Gran Bretaña se cansaron de coger enfermedades del agua contaminada con aguas residuales formaron un grupo para obligar a los gobiernos y las compañías de agua a limpiar sus actos. Las personas que se han cansado de caminar por las playas contaminadas del mundo a menudo se unen para organizar limpiezas de playas. Los pescadores que ya no capturan tantos peces han hecho campaña para conseguir sanciones más duras contra las fábricas que vierten en nuestros ríos.

Economía

La mayoría de los expertos en medio ambiente están de acuerdo en que la mejor manera de combatir la contaminación es a través de algo llamado el principio de quien contamina paga. Esto significa que quienquiera que cause la contaminación debe pagar para limpiarla, de una forma u otra.

En última instancia, el principio de que quien contamina paga está diseñado para disuadir a las personas de contaminar haciendo que sea menos costoso que se comporten de manera responsable con el medio ambiente.

Quien contamina paga puede operar de todo tipo de maneras. Podría significar que los propietarios de petroleros tendrían que contratar un seguro que cubra el coste de la limpieza de los vertidos de petróleo. También podría significar que los compradores tendrían que pagar por sus bolsas de plástico para fomentar el reciclaje y minimizar los residuos.

O podría significar que las fábricas que usan los ríos deben tener sus tuberías de entrada de agua aguas abajo de sus tuberías de desagüe de efluentes, así que si causan contaminación ellos mismos son las primeras personas en sufrirlo.

 

Leyes

Uno de los mayores problemas con la contaminación del agua es su naturaleza transfronteriza ya que muchos ríos atraviesan países, mientras que los mares se extienden por continentes enteros. La contaminación vertida por las fábricas de un país con normas ambientales deficientes puede causar problemas en los países vecinos, incluso cuando tienen leyes más estrictas y normas más estrictas.

Las leyes ambientales pueden hacer más difícil que las personas contaminen, pero para ser realmente eficaces tienen que operar más allá de las fronteras nacionales e internacionales. Por eso tenemos leyes internacionales que regulan los océanos. La Unión Europea tiene leyes de protección del agua que se aplican a todos sus estados miembros para garantizar la calidad de las aguas que la gente utiliza. La mayoría de los países también tienen sus propias leyes de contaminación del agua.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here