Esófago de Barrett – Que es, síntomas, pronostico, tratamiento, dieta

El esófago de Barrett es una complicación grave del reflujo gastroesofágico en la que el tejido normal que recubre el esófago, el tubo que transporta los alimentos desde la boca hasta el estómago, cambia a tejido que se asemeja al revestimiento del intestino. Aproximadamente el 10% de las personas con síntomas crónicos de reflujo desarrollan esófago de Barrett.

Aunque el riesgo de tener cáncer de esofago es más alto en las personas con esta complicación, la enfermedad todavía es rara. Menos del 1% de las personas con esófago de Barrett desarrollan este cáncer en particular. Sin embargo, si se lo han diagnosticado es importante que se haga exámenes de rutinarios del esófago. Con un examen su médico puede descubrir células precancerosas antes de que se diseminen por lo que la enfermedad es más fácil de tratar.

Cuando usted traga alimentos o líquidos pasan a través del esófago que es un tubo muscular hueco que va desde la garganta hasta el estómago. El estómago produce ácido para digerir los alimentos, pero también está protegido del ácido que produce y hay un esfínter esofágico muscular al final del esófago donde se une con el estómago que impide que el contenido estomacal suba hasta el esófago.

Al tener reflujo el contenido estomacal fluye hacia atrás en el esófago y puede experimentar síntomas como acidez estomacal, sensación de ardor en la parte posterior de la garganta, tos crónica, laringitis y náuseas.

La mayoría de las personas con reflujo ácido no desarrollan el esófago de Barrett. Pero en pacientes con reflujo ácido frecuente, las células normales del esófago pueden ser reemplazadas eventualmente por células que son similares a las células del intestino para convertirse en el esófago de Barrett.

Menos del 1% de las personas con esófago de Barrett cada año desarrollan cáncer de esófago.

Un diagnóstico de esófago de Barrett no es muy grave pero puede llevar a cambios precancerosos en un pequeño número de personas y tiene un mayor riesgo de cáncer. Por lo que el diagnóstico es importante.

 

 

Síntomas de esófago de Barrett

El esófago de Barrett no tiene ningún síntoma específico, aunque los pacientes con esófago de Barrett pueden tener síntomas relacionados con el reflujo esofagico experimentando síntomas como acidez estomacal, sensación de ardor en la parte posterior de la garganta, tos crónica, laringitis y náuseas. Sin embargo, aumenta el riesgo de desarrollar adenocarcinoma esofágico, que es un cáncer de esófago grave y potencialmente mortal.

 

Diagnostico del esófago de Barrett

Debido a que a menudo no hay síntomas específicos asociados sólo se puede diagnosticar con una endoscopia y biopsia. Se recomienda la evaluación en personas que tienen múltiples factores de riesgo que incluyen la edad siendo mayor de 50 años, sexo masculino, raza blanca, hernia de hiato, tener reflujo de larga duración y tener sobrepeso.

Para realizar una endoscopia se inserta un tubo flexible largo con una cámara por la garganta hasta el esófago. El proceso puede ser un poco incómodo pero no es doloroso. El médico puede inspeccionar visualmente el revestimiento del esófago pero el diagnóstico requiere una biopsia. El médico extraerá una pequeña muestra de tejido para examinarla bajo un microscopio en el laboratorio y confirmar el diagnóstico.

La muestra también será examinada para detectar la presencia de células precancerosas o cáncer. Si usted tiene esófago de Barrett pero no se encuentra cáncer o células precancerosas, el médico probablemente le recomendará que se someta a una endoscopia periódica como precaución.

 

 

Pronostico de esófago de Barrett

En el pronostico de esófago de Barrett la progresión al cáncer es poco común para cualquier paciente individual. Los estudios que siguen a los pacientes revelan que menos del 0.5 por ciento de los pacientes desarrollan cáncer esofágico por año. Además, los pacientes parecen vivir aproximadamente tanto tiempo como las personas que están libres de esta afección. Los pacientes a menudo mueren de otras causas antes de que se convierta en cáncer.

 

 

Tratamiento del esófago de Barrett

Uno de los objetivos principales del tratamiento es prevenir o retrasar el desarrollo mediante el control del reflujo ácido con cambios en el estilo de vida y medicamentos. Si ya se ha desarrollado se pueden realizar procedimientos quirurgicos.

 

Cambios en el estilo de vida

Cambios en su dieta – evite alimentos grasos, el chocolate, la cafeína, los alimentos picantes y la menta pueden agravar el reflujo. Evite el alcohol, las bebidas con cafeína y el tabaco.

Bajar de peso ya que tener sobrepeso aumenta el riesgo de reflujo.

Duerma con la cabeza de la cama elevada ya que puede ayudar a prevenir que el ácido fluya hacia el esófago.

No se acueste durante 3 horas después de comer.

 

Medicamentos

Estos medicamentos pueden incluir:

Inhibidores de la bomba de protones que reducen la producción de ácido estomacal

Antiácidos para neutralizar el ácido estomacal

Bloqueadores H2 que disminuyen la liberación de ácido estomacal

Fármacos que aceleran el movimiento de los alimentos desde el estómago hasta los intestinos.

 

Tratamiento quirúrgico

La cirugía para extirpar la mayoría del esófago es una opción en los casos en los que se ha diagnosticado una displasia severa o cáncer. Cuanto antes se realice la cirugía después del diagnóstico, mejor será la posibilidad de curación.

Existen varios tratamientos como la cirugía diseñados específicamente para centrarse en el tejido anormal si se han detectado celulas precancerosas:

Ablación por radiofrecuencia

Utiliza ondas de radio transmitidas a través de un endoscopio insertado en el esófago para destruir las células anormales y proteger las células sanas que se encuentran debajo.

Terapia fotodinámica

Utiliza un láser a través de un endoscopio para matar células anormales en el revestimiento sin dañar el tejido normal.

Crioterapia endoscópica por aspersión

Aplica nitrógeno frío o gas de dióxido de carbono, a través del endoscopio para congelar las células anormales.

Resección mucosa endoscópica

Levanta el revestimiento anormal y lo corta de la pared del esófago antes de que se extraiga a través del endoscopio. El objetivo es extirpar cualquier célula precancerosa o cancerosa contenida en el revestimiento.

 

 

Dieta para el esófago de Barrett

La dieta para el esófago de Barrett es similar a aquellas para el reflujo o la acidez estomacal crónica. Las pautas básicas requieren sólo unas pocas modificaciones y limitaciones a una dieta saludable normal. Elija entre una amplia variedad de alimentos saludables como cereales integrales, productos lácteos descremados, frutas y verduras, aves y pescado. Algunos alimentos molestan a algunas personas pero no a otros.

Las comidas pequeñas y con más frecuencia sientan mejor que las comidas grandes.

Utilice un diario de alimentos para hacer un seguimiento de los síntomas ya que puede ser útil para identificar los alimentos que causan síntomas.

Alimentos a evitar

Los alimentos que incrementan la producción de ácido pueden empeorar como son los alimentos y bebidas que contienen menta, hierbabuena, chocolate o alcohol particularmente el vino tinto. El café puede aumentar la secreción de ácido. Es posible que también necesite eliminar los zumos y cítricos como naranja, tomate, pomelo y la piña.

Evite los alimentos ricos en grasa, como los fritos, los productos lácteos grasos enteros, los aceites, alimentos cremosos, las bebidas carbonatadas como los refrescos. Los alimentos picantes y el té también podrían desencadenar síntomas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here