Fascia – Definición, composición, tipos y funciones

Una fascia es una delgada banda de tejido conectivo que rodea músculos, huesos, órganos, nervios y vasos sanguíneos y que, a menudo, se mantiene de forma ininterrumpida como estructura tridimensional entre los tejidos. Proporciona un importante soporte para los tejidos y hace las veces de separadora de estructuras. Las fascias presentan propiedades dinámicas específicas y pueden ser relativamente elásticas donde es necesario. Contienen pequeños vasos sanguíneos y receptores tisulares y pueden responder a las lesiones como cualquier otro tejido.

Desde el punto de vista clínico, las fascias son muy importantes, ya que en ocasiones limitan la extensión de las infecciones y las patologías malignas. Cuando las infecciones o las neoplasias malignas atraviesan un plano fascial, una extirpación quirúrgica primaria puede requerir una disección más extensa de éste para hacer que el área quede libre de restos del proceso patológico.

Un ejemplo típico de capa fascial es la que cubre al músculo psoas. La infección de un cuerpo intervertebral secundaria a tuberculosis puede pasar lateralmente al músculo psoas. El pus llena entonces el psoas, aunque la extensión de la infección es limitada por la fascia del músculo, que lo rodea y se extiende en sentido inferior hacia la ingle, en dirección al ligamento inguinal

Fascia – Definición, composición, tipos y funciones

Funciones de las fascias

Las fascias están formadas por tejido conjuntivo con cantidades variables de grasa; sus funciones son separar, dar soporte e interconectar órganos y estructuras, hacer posible el movimiento de una estructura en relación con otra y permitir el tránsito de vasos y nervios de un área a otra. Existen dos categorías generales de fascias: las superficiales y las profundas.

La fascia se considera normalmente una estructura pasiva que transmite tensión mecánica generada por las actividades musculares o fuerzas externas a través del cuerpo. La función de las fascias musculares es reducir la fricción de la fuerza muscular. De esta manera, las fascias proporcionan un envoltorio protector y movil para los nervios y los vasos sanguíneos mientras pasan a través de su recorrido y entre los músculos. Los tejidos fasciales con frecuencia están inervados por terminaciones nerviosas sensoriales. En base a esto se ha postulado que tiene funciones propioceptivas, nociceptivas e interoceptivas.

 

Tipos de fascias

Fascia superficial

Las fascias superficiales se sitúan justo bajo la dermis de la piel, a la que están fijadas. Están formadas por tejido conjuntivo laxo que suele contener grandes cantidades de grasa. El espesor de las fascias superficiales (tejido subcutáneo) varía de manera considerable, tanto de una a otra área del cuerpo como entre los distintos individuos. Las fascias superficiales permiten el movimiento de la piel sobre áreas más profundas del cuerpo, actúan como medio de conducción de los vasos y nervios que parten de la piel o llegan a ella, y sirven como reserva de energía en forma de grasa.

Fascia profunda

Las fascias profundas suelen constar de tejido conjuntivo denso y organizado. La capa externa de una fascia profunda se inserta en la superficie profunda de una fascia superficial y forma un recubrimiento fibroso sobre la mayoría de las regiones más profundas del cuerpo. Las extensiones hacia el interior de esta capa de la fascia forman tabiques intermusculares que compartimentalizan los distintos grupos de músculos con funciones e inervaciones similares. Otras extensiones rodean músculos aislados y grupos de vasos y nervios, formando una fascia profunda.

En la proximidad de algunas articulaciones las fascias se engrosan para formar retináculos. Estos retináculos fasciales mantienen en su lugar los tendones y evitan que se abomben durante los movimiento articulares.

Por último, se distingue una capa de fascia profunda que separa la membrana de revestimiento de la cavidad abdominal,el peritoneo parietal, de la fascia que recubre la superficie profunda de los músculos en la pared abdominal, la fascia transversal. A esta capa se la designa como fascia extraperitoneal. Una capa de fascia similar situada en el tórax se denomina fascia endotorácica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here