La piel – Que es, características, funciones, estructura y tipos

La piel es el órgano más extenso del cuerpo. La piel funciona como barrera mecánica permeable y como órgano termorregulador. Asimismo, puede iniciar las respuestas inmunes primarias. Está formada por la epidermis y la dermis. La primera es la capa celular externa de epitelio escamoso estratificado, que es avascular y varía en grosor. Por su parte, la dermis es un lecho denso de tejido conjuntivo vascular.

La piel forma parte del sistema tegumentario y es el revestimiento externo del cuerpo y en los orificios naturales se continúa con las mucosas mediante zonas de tránsito mucocutáneas. Es un órgano que cumple diversas funciones de protección y contiene los receptores sensoriales del tacto. Está constituida por una capa externa de origen ectodérmico, la epidermis, y otra interna de origen mesodérmico, la dermis; descansa sobre una capa subyacente, la tela subcutánea, que debe incluirse dentro de la estructura de la piel.

El conocimiento de la piel tiene gran importancia para el médico general, pues no sólo es el órgano más accesible a la observación y a la exploración, sino que muchas enfermedades sistémicas se manifiestan en la piel. Así, por ejemplo, en algunas enfermedades cardíacas, llega poco oxígeno a los tejidos y la piel se pone azulada o, en la ictericia, la piel se torna amarillenta por acumulación de pigmento biliar. En otros casos aparecen lesiones locales de muy diverso tipo que son signos acompañantes de muy distintas enfermedades, y que el médico debe saber valorar.

Características generales de la piel

La piel no tiene un grosor uniforme, ya que es más gruesa en las palmas de las manos y en las plantas de los pies, y es fina y delicada en el pene y en los párpados.

El color de la piel es una de las bases antropológicas de diferenciación humana. Está en relación con tres factores: la cantidad de pigmento melanina, de la hemoglobina de los vasos cutáneos, y, en menor medida, de la carotina circulante.

Cuanto más pigmento melánico, más bronceada es la piel. En las poblaciones de piel clara se marcan diferencias locales en la pigmentación. Son zonas más pigmentadas los genitales externos, la región perianal, la axila y la aréola mamaria. En las poblaciones de piel negra las palmas de las manos y las plantas de los pies están menos pigmentadas. Parece que estos son rasgos evolutivos marcados por la exposición a la luz.

 

La piel – Que es, características, funciones, estructura y tipos

Superficie de la piel

La piel no es lisa y se caracteriza por la presencia de hendiduras y relieves de distinta naturaleza.

Unos son de nivel grueso como son las líneas de flexión y las arrugas seniles y otros de nivel fino.

Los pliegues de nivel grueso son muy evidentes en algunas zonas como los dedos, la muñeca o el codo. Constituyen referencias importantes para el cirujano al abordar con exactitud una articulación determinada.

Los pliegues de nivel fino son las líneas de tensión, las crestas papilares y las líneas de tensión mínima. Las líneas de tensión son surcos muy finos que se entrecruzan dibujando campos romboidales que se encuentran en toda la superficie cutánea como en el dorso de la mano y están en relación con la disposición de las fibras conjuntivas de la dermis.

Las crestas papilares se encuentran únicamente en la piel de la palma de la mano y del pie y dedos. Dibujan líneas curvas estrechas separadas por surcos igualmente finos. Corresponden a la ordenación en hileras de las crestas papilares de la dermis en la que existe una estrecha unión entre las dos capas de la piel. Obedecen a un patrón genético y se mantienen constantes durante toda la vida, y son específicos de cada individuo, incluso en los gemelos. En las yemas de los dedos forman las huellas dactilares tan importantes en la identificación de las personas

Las líneas de tensión mínima, o líneas de Langer, son surcos muy finos que se encuentran en la piel de todo el organismo y siguen un trayecto perpendicular al eje longitudinal de los músculos superficiales subyacentes. Se forman por la disposición de los haces colágenos de la dermis y por la acción de los músculos. Son fáciles de reconocer en el rostro, donde se producen por la contracción repetida de los músculos de la mímica.

 

Funciones de la piel

La piel es un órgano que cumple muchas funciones muy importantes, unas son de protección y otras son de carácter sensorial, de comunicación e inmunitaria.

 

Funciones de protección

La piel ejerce protección mecánica, térmica, contra la pérdida de líquidos, de las radiaciones y de las infecciones.

Protección mecánica

Convierte a la piel en una barrera inmediata frente a los agentes externos. Se debe a la queratina de la epidermis y a las secreciones de las glándulas sebáceas, las cuales ejercen un papel de lubrificación de la piel. Esta barrera es elástica gracias a las fibras conjuntivas de la dermis que le dota de movilidad y resistencia a la tracción.

Protección térmica

Se debe al importante papel termorregulador que ejerce la piel para el mantenimiento de una temperatura constante. Esta función se debe a varios factores: la circulación sanguínea en los vasos cutáneos, la cantidad de tejido adiposo subcutáneo, los pelos y el sudor.

Los vasos cutáneos son el principal elemento ya que pueden dilatarse provocando pérdida de calor o constreñirse para ahorrar calor. La grasa cutánea ejerce un papel termorresistente. El sudor es una respuesta frente al calor excesivo para poder mantener la temperatura corporal.

La piel protege para mantener el equilibrio líquido del cuerpo. Normalmente se pierden 1 litro diario de agua por la piel y gran cantidad de iones. Esta actividad está regulada por las glándulas cutáneas, las cuales responden a las demandas homeostáticas, y por la capa córnea, que hace a la piel muy impermeable al agua evitando la desecación.

Protección frente a las radiaciones ultravioletas

La protección frente a las radiaciones ultravioletas se debe a la melanina ya que este pigmento absorbe las radiaciones nocivas para las células del organismo. La piel bronceada es un efecto de las radiaciones ultravioletas que estimulan la producción de melanina en la piel. La excesiva exposición al sol es un factor predisponente al cáncer de piel pues altera las células basales de la epidermis.

Protección frente a las infecciones

Se debe a la epidermis y a las células del sistema inmunitario. La epidermis, y en especial la capa córnea es una barrera frente a la penetración de microorganismos que producen infecciones.

Función inmunitaria de la piel

La piel contiene las células de Langerhans que pertenecen al sistema inmunitario.

Función de comunicación.

Los cambios de color de la cara por el rubor o la palidez, y el erizamiento de los pelos son fenómenos regulados por el sistema vegetativo como respuesta a ciertos estados emocionales. Estos cambios obedecen a efectos de vasodilatación o de vasoconstricción o a la contracción de los músculos erectores del pelo, y expresan al observador la emoción del sujeto.

Función sensitiva

La piel contiene diversos y numerosos receptores de la sensibilidad general de presión, dolor, temperatura y sirve, por tanto, de importante órgano de información para el sistema nervioso.

 

Estructura de la piel

La estructura de la piel en sentido estricto está formada por dos capas, la epidermis y la dermis pero debe incluirse la tela subcutánea por su íntima relación con la dermis y porque algunos anexos dérmicos ocupan también esta zona.

 

La piel – Que es, características, funciones, estructura y tipos

Epidermis

La epidermis es un epitelio plano poliestratificado y queratinizado que se caracteriza porque las células más superficiales, llenas de queratina, mueren continuamente y se descaman, al tiempo que, para mantener el equilibrio de la estructura, las células más profundas, las células madre basales, proliferan y se diferencian continuamente.

La epidermis es un modelo completo de diferenciación celular donde hay células madre que progresivamente se diferencian hasta morir. Es una capa dinámica que se renueva continuamente.

Se organiza en dos zonas

La zona germinativa

La zona germinativa consta de dos capas: la capa de células basales y el estrato espinoso.

La capa de células basales contiene las células madre de la piel, y en ella hay continuas mitosis y células que se desprenden y diferencian hacia el estrato espinoso.

El estrato espinoso está constituido por células espinosas, denominadas así por sus prolongaciones citoplasmáticas que semejan espinas, las cuales forman varias filas interdigitadas y unidas muy estrechamente por desmosomas. Gracias a este estrato, la piel tiene una gran coherencia mecánica.

En esta zona existen, además, los melanocitos, las células de Langerhans y las células de Merkel.

Los melanocitos

Los melanocitos son células derivadas de la cresta neural que sintetizan la melanina, un pigmento negro parduzco que es liberado a los queratinocitos circundantes. La cantidad de melanina es mayor en las razas negras que en las blancas. El papel de la melanina es proteger la piel de las radiaciones ultravioletas que son lesivas para la actividad mitótica de las células basales. La producción de pigmento es estimulada por las radiaciones solares y como los melanocitos son funcionales tardíamente, la piel de los niños blancos es muy sensible a las radiaciones ultravioletas.

Las células de Langerhans
Pueden aparecer en cualquier estrato de la piel, aunque asientan preferentemente en el estrato espinoso. Pertenecen al sistema inmunitario y constituyen una importante avanzadilla defensiva del organismo frente a agentes extraños. Son muy numerosas y son células de paso que migran desde la piel a los ganglios linfáticos, donde se transforman en células interdigitantes.

Las células de Merkel

Son mecanorreceptores de adaptación lenta que están asociados a terminaciones nerviosas. Se disponen en la capa basal.

Zona de queratinización

La zona de queratinización es la región donde las células espinosas experimentan transformaciones como consecuencia del depósito progresivo de queratina. Consta de tres capas: granular, clara y córnea.

La capa granular está constituida por cuatro o cinco capas de células granulosas, ricas en gránulos de queratohialina, un precursor de la queratina.

La capa clara, o estrato lúcido, sólo existe en las zonas de piel gruesa, y es una delgada capa de tránsito entre la granular y la córnea.

La capa córnea está formada por varios estratos de células planas denominadas células córneas. Carecen de núcleo y están llenas de haces de queratina. Las mas superficiales se descaman continuamente. Las células están agrupadas por material extracelular de naturaleza lipídica que hace a esta capa impermeable al agua.

La piel – Que es, características, funciones, estructura y tipos

Dermis

La dermis, o corion, está formada por tejido conjuntivo que se adhiere a la epidermis y se continúa con la tela subcutánea. Confiere a la piel resistencia, elasticidad y flexibilidad. La dermis esta formada por dos capas: una profunda o reticular y otra superficial o papilar.

Capa reticular

Está formada por haces de colágeno y por fibras elásticas. Los haces de colágeno se disponen en conjuntos de fibras paralelas que se entrecruzan. Las direcciones predominantes que siguen los haces paralelos varían según las regiones y dan lugar en la superficie de la piel a lo que se ha denominado líneas de tensión. Las fibras colágenas están en equilibrio funcional con las elásticas, de forma que las primeras soportan las tensiones y evitan los desgarros, y las segundas reordenan las redes de fibras colágenas sometidas dotando a la piel de distensibilidad.

Capa papilar

Está constituida por protrusiones cónicas, las papilas dérmicas, que, a modo de relieves, levantan las capas profundas de la epidermis y así la dermis está interdigitada con la epidermis. Están formadas por tejido conjuntivo laxo rico en capilares sanguíneos y linfáticos, así como por fibras nerviosas y receptores sensitivos. Las papilas son más grandes y numerosas en las zonas donde la piel es gruesa. La dermis, además de las células propias del tejido conjuntivo, contiene macrófagos, linfocitos y mastocitos.

Tela subcutánea

La tela subcutánea es una variedad de tejido conjuntivo laxo muy rico en tejido adiposo que sirve de unión entre la dermis y la fascia corporal profunda, al tiempo que facilita el deslizamiento de la piel.

La fascia profunda es la envoltura conjuntiva de los compartimentos musculares o profundos. La tela subcutánea está atravesada por retináculos de la piel que unen la dermis a la fascia y dividen a la grasa en compartimentos.

La proporción de tejido graso y laxo varía notablemente de una región a otra del organismo, y también está influida por factores constitucionales y nutricionales. La grasa subcutánea protege del frío y sirve de elemento amortiguador de presiones y golpes. La grasa subcutánea tiene una clara diferenciación sexual en cuanto a su disposición.

 

Tipos de piel

Según el contenido de agua y de lípidos de la capa córnea de la piel, ésta puede ser normal, grasa o seca.

La piel normal está bien hidratada y tiene un poco de grasa. Es lisa y firme.

La piel grasa es rica en lípidos y mas o menos hidratada; tiene un aspecto brillante y un color mate, y los orificios pilosebáceos están dilatados.

La piel seca puede serlo por deficiencia de hidratación o por deficiencia de secreción sebácea. Su aspecto es de falta de brillo y tiene tendencia al enrojecimiento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here