Lactobacilos – Que son, para que sirven, tipos, capsulas, efectos secundarios

Los lactobacilos son una familia de bacterias probióticas que pueden apoyar la función digestiva y estimular el sistema inmunológico. Los suplementos de lactobacilos vivos en capsulas o sobres debe proporcionar un número alto de varias cepas diferentes de bacterias probióticas beneficiosas.

En los seres humanos, constituyen un componente importante de la microbiota en varios sitios del cuerpo, como el sistema digestivo, el sistema urinario y el sistema genital. En las mujeres de ascendencia europea las especies de Lactobacillus son una parte importante de la flora vaginal que forma biopelículas en la microbiota vaginal y intestinal, lo que les permite persistir en condiciones ambientales adversas y mantener las poblaciones.

Los lactobacilos muestra una relación con el cuerpo humano, ya que protege al huésped contra posibles invasiones de patógenos, y a su vez, el huésped proporciona una fuente de nutrientes.

 

Es responsable de producir lactasa, una enzima que descompone la lactosa como el azúcar en la leche, y es responsable de la fermentación de carbohidratos en el intestino. Este proceso también produce ácido láctico que crea un ambiente ácido dentro de su intestino para prevenir que microorganismos no deseados prosperen en un ambiente alcalino.

El lactobacilos es el probiótico más común que se encuentra en los alimentos como el yogur, y ayuda a mantener el bienestar humano, ya que puede ayudar a tratar la diarrea, las infecciones vaginales y los trastornos de la piel como el eccema.

Existen varias cepas diferentes lactobacilos, cada una de las cuales promueve beneficios específicos para la salud. Cuando se combinan múltiples cepas, los beneficios potenciales aumentan debido a los efectos sinérgicos de estas bacterias.

El probiótico Lactobacillus se utiliza para tratar la diarrea asociada con el tratamiento antibiótico y para aliviar los síntomas de la enfermedad de Crohn o la enfermedad del colon irritable o en el tratamiento de las obstrucciones de las vías biliares.

Los suplementos también se utilizan para tratar la infección por Helicobacter pylori que causa úlceras estomacales y para tratar las infecciones del tracto urinario, infecciones vaginales y Cándida.

 

Existen docenas de tipos diferentes de bacterias probióticas dentro del género lactobacilos. Algunas de los más populares son Lactobacillus Acidophilus, Lactobacillus Bulgaricus, Lactobacillus Rhamnosus, Lactobacillus Reuteri, Lactobacillus Brevis, Lactobacillus Casei, Lactobacillus Fermentum, Lactobacillus Gasseri, Lactobacillus Lactis y Lactobacillus Plantarum.

Lactobacillus acidophilus ha emergido como el suplemento más ampliamente utilizado. Pero en los estudios de investigación, las combinaciones de varias cepas probióticas diferentes han superado las formulaciones de una sola cepa para el tratamiento de afecciones de salud.

Todos los probióticos de esta familia son bacterias de ácido láctico, lo que significa que descomponen los azúcares en los alimentos y uno de los subproductos que desprenden es el ácido láctico ayudando a mantener un equilibrio adecuado del pH en el tracto intestinal que ayuda a prevenir el crecimiento de bacterias dañinas. Por lo tanto la proliferación de los lactobacilos puede mejorar la inmunidad al inhibir la propagación de bacterias patógenas que causan enfermedades.

Los prebióticos, como los fructooligosacáridos y la inulina, actúan como sustratos para promover el crecimiento de organismos bacterianos probióticos. Son fuentes indigeribles de fibra que se encuentran en los alimentos y el cuerpo no puede descomponerlos por completo, pero su presencia en el intestino ayudará al crecimiento de los lactobacilos.

 

 

Algunas especies de Lactobacillus se utilizan como cultivos para la fermentación controlada en la producción de yogur, queso,encurtidos, cerveza, sidra, cacao, kefir y otros alimentos fermentados. La actividad antibacteriana y antimicótica de las especies de Lactobacillus se basa en la producción de bacteriocinas y compuestos de bajo peso molecular que inhiben estos microorganismos. Las bacterias metabolizan los azúcares en ácido láctico, lo que reduce el pH de su entorno, creando una acidez asociada al yogur y diferentes productos.

En muchos procesos de conservación las verduras se sumergen en salmuera, y las especies de lactobacilos tolerantes a la sal se alimentan de azúcares naturales que se encuentran en las verduras. La mezcla resultante de sal y ácido láctico es un ambiente hostil para otros microbios, como los hongos, y por lo tanto las verduras se conservan pudiendo consumirse por largos períodos de tiempo.

Los lactobacilos, especialmente L. casei y L. brevis, son algunos de los organismos más comunes del deterioro de la cerveza. Sin embargo, son esenciales para la producción de cervezas agrias dándole a la cerveza un sabor agridulce.

 

 

Para que sirven los lactobacilos

Los lactobacilos se usa para tratar y prevenir la diarrea, incluyendo tipos infecciosos como la diarrea por rotavirus en niños y la diarrea del viajero. También se utiliza para prevenir y tratar la diarrea asociada con el uso de antibióticos.

Algunas personas los usan para problemas generales de digestión, síndrome del intestino irritable, cólico en bebés, enfermedad de Crohn, inflamación del colon o para la enterocolitis necrotizante en bebés prematuros. Las especies de lactobacillus administradas en combinación con otros probióticos benefician a los casos de síndrome del colon irritable aunque la eficacia aún es incierta.

También se utiliza para la infección con Helicobacter pylori que causa las úlceras, está relacionado con el cáncer, y la resistencia a los antibióticos impide el éxito de los actuales tratamientos de erradicación basados en antibióticos. Además, las especies de Lactobacilos pueden administrarse como probióticos durante los casos de infección por la bacteria causante de úlceras Helicobacter pylori.

También para otros tipos de infecciones incluyendo infecciones del tracto urinario, infecciones vaginales, para prevenir el resfriado común en adultos, y para prevenir infecciones respiratorias en los niños que asisten a guarderías.

 

 

También se utiliza para trastornos de la piel como ampollas febriles, aftas bucales, eccema y acné. También se usa para el colesterol alto, intolerancia a la lactosa, enfermedad de Lyme, urticaria y para estimular el sistema inmunológico.

Se usa para ayudar a controlar las infecciones urogenitales y vaginales, como la vaginosis bacteriana. Producen bacteriocinas para suprimir el crecimiento patógeno de ciertas bacterias. El ácido láctico reduce el pH vaginal a alrededor de 4,5 o menos, lo que dificulta la supervivencia de otras bacterias, y restablece la flora bacteriana normal y el pH vaginal normal.

En los niños, las cepas de Lactobacillus como L. rhamnosus se asocian con una reducción del eccema atópico, también conocido como dermatitis, debido a las citocinas antiinflamatorias secretadas por esta bacteria probiótica.

 

 

Tipos de lactobacilos

Los lactobacilos es una de las especies probióticas más importantes con múltiples cepas que viven en los tractos digestivo, urinario y genital de los humanos. A continuación se presentan algunos tipos de cepas más importantes con sus beneficios:

Lactobacillus acidófilo

Lactobacillus acidophilus es uno de los más conocidos y es vital para el buen funcionamiento del cuerpo humano ya que juega un papel importante en la salud digestiva y la función inmune. Las mujeres que complementan con este probiótico pueden experimentar una reducción sustancial de los problemas digestivos desagradables, incluyendo distensión, gases, diarrea, intolerancia a la lactosa. También tiene beneficios antialérgicos y la capacidad de apoyar el sistema inmunológico para combatir mejor la infección.

Se estimulan las vías inmunitarias, urinarias y genitales, especialmente la salud vaginal en las mujeres.

 

Lactobacillus Casei

La digestión en general, la reducción del colesterol, el control de la diarrea son algunos de los beneficios de Lactobacillus Casei.

 

Lactobacillus Lactis

Esta cepa probiótica se utiliza principalmente para tratar la diarrea y la inflamación intestinal crónica.

 

Lactobacillus Paracasei

Al aumentar el sistema inmunológico y los niveles de energía, esta es una de las mejores cepas añadidas a los suplementos probióticos, ya que es la clave para la función digestiva. También puede ayudar en la lucha contra las infecciones. La salud del hígado también se promueve con esta cepa probiótica.

 

Lactobacillus Plantarum

Ofrece beneficios excepcionales a las mujeres ya que produce antibióticos naturales que pueden atacar la infección y ayudar a aumentar la inmunidad general. También es ampliamente conocido por su capacidad para reducir los síntomas de problemas digestivos. En un ensayo de investigación, el 95% de los participantes experimentaron una reducción sustancial de los síntomas relacionados con el sindrome del colon irritable. Este probiótico también puede reducir la flatulencia, disminuir la permeabilidad del intestino, combatir los patógenos del tracto digestivo y ayudar con los efectos secundarios gastrointestinales comúnmente asociados con los antibióticos.

 

Lactobacillus Rhamnosus

Es clave en la salud digestiva, vesical y vaginal, y desempeña un papel vital en la salud de las mujeres. Esta cepa particular tiene un efecto antiinflamatorio dentro del cuerpo, y es capaz de inhibir el crecimiento y la adhesión de varios patógenos dañinos que pueden llevar a la infección. También puede ayudar a prevenir las infecciones por levaduras en la vagina y reducir el riesgo de que las mujeres contraigan infecciones de la vejiga.

 

Lactobacillus fermentum

El lactobacillus fermentum ayuda con la función de las enzimas antioxidantes y puede estimular la respuesta inmunológica. El aumento de la capacidad inmune de la suplementación con este probiótico ayuda a la persona a resistir una serie de tipos de infección y puede contribuir a un proceso de envejecimiento saludable. Además, las mujeres pueden beneficiarse de la suplementación ya que puede reducir la colonización de bacterias y levaduras dañinas en la vagina.

 

Lactobacillus bulgaricus

Para muchas mujeres, los problemas digestivos pueden tener un efecto perjudicial en su calidad de vida diaria. Durante las últimas décadas, la investigación ha continuado apoyando el efecto positivo sobre los síntomas de las afecciones intestinales comunes cuando se toma regularmente. Además de aumentar la función inmunitaria general puede disminuir los síntomas comunes del sindrome del colon irritable, mejorar el síndrome intestinal y ayudar a las mujeres a controlar sus niveles de colesterol.

 

Lactobacillus gasserii

La vaginosis bacteriana es la infección urogenital más comúnmente diagnosticada en mujeres en edad premenopáusica y ocurre cuando los patógenos son más prevalentes que los organismos lactobacilos naturalmente protectores. Existen varios tipos de cepas de lactobacillus que contribuyen a la salud vaginal entre ellos este.

 

 

 

Como tomar lactobacilos

La concentración de lactobacilos se indica generalmente por el número de organismos vivos por cápsula. Las dosis típicas varían de 1 a 10 mil millones de organismos vivos tomados diariamente en 3 o 4 dosis divididas. Las siguientes dosis han sido estudiadas:

Diarrea rotavirus: 5 a 10 mil millones de Lactobacillus GG vivos en una solución que reemplaza el agua perdida.

Bebés y niños con diarrea: 10 a 100 mil millones de Lactobacillus reuteri vivos diarios durante hasta 5 días. Dosis más bajas pueden no ser efectivas. La combinación de Lactobacillus rhamnosus y Lactobacillus reuteri, 10 mil millones de células vivas de cada cepa, dos veces al día durante 5 días.

Para prevenir la diarrea asociada a antibióticos en niños: Durante el tratamiento con antibióticos se ha utilizado una cepa específica de Lactobacillus rhamnosus, Lactobacillus GG (Culturelle) que contiene 20.000 millones de organismos vivos al día. También se ha utilizado una bebida específica que contiene Lactobacillus casei, Lactobacillus bulgaricus y Streptococcus thermophilus (Actimel, Danone) dos veces al día.

Prevenir infecciones respiratorias en guarderías: 260 ml de leche con 500.000 a 1 millón de unidades formadoras de colonias de Lactobacillus GG por mL. También se ha utilizado un producto lácteo que contiene 5.000 millones de unidades formadoras de colonia cada una de Lactobacillus acidophilus y Bifidobacterium en 120 ml de leche dos veces al día. También se ha utilizado un producto lácteo que contiene Lactobacillus 5 mil millones de unidades formadoras de colonia en 120 mL de leche dos veces al día.

Colitis ulcerosa: un producto combinado que contiene especies de bacterias vivas liofilizadas incluyendo lactobacillus, bifidobacterias y estreptococos se ha usado 3 gramos dos veces al día para la terapia de mantenimiento.

Prevenir diarrea del viajero: Lactobacillus GG, 2 mil millones de organismos diarios.

Dermatitis atópica: una cepa específica de Lactobacillus rhamnosus, Lactobacillus GG (Culturelle). Lactobacillus reuteri 100 millones de bacterias vivas al día, o Lactobacillus sakei 5 mil millones de bacterias vivas dos veces al día también se han utilizado.

Síndrome del colon irritable: 10 mil millones de Lactobacillus acidophilus dos veces al día durante 6 semanas. Una combinación específica de lactobacillus probiótico que contiene especies de bacterias liofilizadas viables incluyendo lactobacillus, bifidobacterias y estreptococos.

Prevenir el resfriado común: una mezcla de Lactobacillus plantarum y Lactobacillus paracasei, 1 billón de bacterias viven diariamente.

Cólicos en bebés: Un producto específico de Lactobacillus reuteri 100 millones de UFC una vez al día 30 minutos después de la alimentación.

 

 

 

Capsulas de lactobacilos

Existen preocupaciones acerca de la calidad de algunos productos de capsulas de lactobacilos. Algunos productos etiquetados con lactobacillus acidophilus no contienen realmente ningún lactobacillus acidophilus, o contienen una variedad diferente de lactobacillus como Lactobacillus bulgaricus y algunos productos están contaminados con otras bacterias.

Existen cuatro factores que determinan la calidad de cualquier suplemento de Lactobaciloss: el uso de cepas, los ingredientes, la dosis y la viabilidad del producto.

Las cepas utilizadas en cualquier suplemento probiótico se refieren a los tipos específicos de bacterias probióticas presentes en el suplemento. Existen docenas de tipos diferentes de bacterias probióticas dentro del género lactobacilos.

No basta con comprar capsulas que proporcionen la combinación correcta de cepas también debe proporcionar una dosis suficiente para que se obtengan los beneficios.

 

 

Las dosis de probióticos se miden en términos de las Unidades de Formación de Colonias refiriéndose al número de microorganismos vivos encontrados en cada porción. En general, se recomienda consumir entre 1 y 15 mil millones de UFC de probióticos al día.

Esto es significativamente más alto de lo que usted encontrará naturalmente en las fuentes alimenticias de la bacteria y también es una de las razones por las que el tratamiento de afecciones específicas de salud requiere el uso de suplementos de capsulas en lugar de simplemente adoptar una dieta rica en fuentes alimenticias de probióticos.

Es importante recordar que los probióticos son organismos vivos y un cierto número de estas bacterias morirán durante la vida útil del suplemento.

Algunas cápsulas de lactobacilos pueden comenzar con una dosis de 10 mil millones de UFC cuando se fabrican por primera vez, pero sólo pueden tener 10 millones de colonias vivas al final de su vida útil por lo que debe considerarse la viabilidad del producto.

Seleccione capsulas que hayan sido formuladas para proteger las bacterias probióticas ya sea a través de recubrimiento entérico, liofilización de las bacterias o mediante la refrigeración del producto.

 

 

Alimentos con lactobacilos

Los alimentos con lactobacilos se consideran probióticos, un microorganismo vivo que puede beneficiar la salud cuando se consume. Los beneficios en la dieta incluyen la reducción de la intolerancia a la lactosa, la prevención de las infecciones por hongos, el control de la diarrea y los síntomas del síndrome del colon irritable.

 

Yogurt y Kefir

El yogur y el kefir contienen L. acidophilus, L. bulgaricus y L. plantarum.

L. acidophilus, L. bulgaricus y L. plantarum son todas cepas utilizadas para hacer yogur y kefir, un producto similar al yogur. Los cultivos bacterianos se añaden a la leche para fermentar y espesar el producto final. Los estudios publicados descubrieron que comer yogurt tenía el potencial de reducir el riesgo de enfermedades coronarias e infecciones por levaduras.

Leche

Lactobacillus acidophilus se añade a la leche por sus propiedades probióticas y porque se cree que es más fácil de digerir que la leche normal para individuos intolerantes a la lactosa. Hay dos tipos de leche acidófila: la leche dulce se refrigera inmediatamente después de la adición de la bacteria, mientras que una versión agria se permite fermentar antes de la refrigeración.

Miso y Tempeh

El Miso es una pasta de soja fermentada, y el tempeh se elabora a partir de la fermentación de soja entera yse utilizan en la cocina asiática. El lactobacillus se utiliza durante la fermentación para controlar el crecimiento de bacterias indeseables.

Col fermentada

El chucrut se fermenta tradicionalmente con bacterias naturales que se encuentran en el repollo pero industrialmente se añade un cultivo bacteriano. El chucrut que ha sido pasteurizado no contiene lactobacillus porque el proceso de pasteurización mata las bacterias.

Suero de mantequilla, crema agria, queso

El suero de mantequilla, la crema agria y el queso también contienen cultivos de bacterias.

El lactobacillus y otras bacterias como el estreptococo se utilizan para hacer algo de suero de mantequilla, crema agria y queso. El proceso de elaboración de estos productos es muy similar al del yogur, pero difiere en la cepa bacteriana utilizada y la duración de la fermentación.

 

 

 

Efectos secundarios de los lactobacilos

Los lactobacilos son seguros para la mayoría de las personas, incluyendo bebés y niños. Los efectos secundarios generalmente son leves y con mayor frecuencia incluyen gases intestinales o distensión abdominal.

Embarazo y lactancia

Se ha utilizado de forma segura en mujeres embarazadas y lactantes. Pero no se han estudiado otros tipos de lactobacilos durante el embarazo y la lactancia, por lo que se desconoce su seguridad.

 

Sistema inmunológico debilitado

Existe cierta preocupación de que los lactobacilos de los suplementos que contienen bacterias vivas pueda crecer demasiado bien en personas con sistemas inmunitarios debilitados. Esto incluye a personas con VIH o personas que han tomado medicamentos para prevenir el rechazo de un órgano trasplantado. El lactobacillus ha causado enfermedad en personas con sistemas inmunitarios debilitados. Para estar seguro, si usted tiene un sistema inmunitario debilitado, hable con su médico antes de tomarlo.

 

Síndrome del intestino corto

Las personas con síndrome del intestino corto podrían tener más probabilidades que otras personas de desarrollar infecciones por lactobacilo. Si usted tiene esta condición, hable con su medico.

 

Interacciones

Tomar antibióticos junto con el lactobacillus puede reducir la efectividad por lo que evite tomar capsulas de lactobacilos por lo menos 2 horas antes o después de los antibióticos.

 

Medicamentos que disminuyen el sistema inmunológico

Contiene bacterias vivas y levadura que controla el sistema inmunológico para prevenir infecciones. Los medicamentos que disminuyen el sistema inmunitario pueden aumentar las probabilidades de enfermarse a causa de bacterias y levaduras. Tomar lactobacilos junto con medicamentos que disminuyan el sistema inmunitario podría aumentar las probabilidades de enfermarse.

Algunos medicamentos que disminuyen el sistema inmunitario incluyen azatioprina, ciclosporina , daclizumab, micofenolato, tacrolimus o sirolimus.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here