MDS o síndromes mielodisplasicos – Que son, causas, síntomas, diagnostico, tratamiento

MDS o síndromes mielodisplasicos son una familia de desordenes raros en los cuales la médula no puede producir suficientes glóbulos rojos, blancos o plaquetas sanos. En los MDS la médula ósea produce células subdesarrolladas o inmaduras con forma y tamaño anormal llamadas células explosivas. Muchos expertos coinciden en que los MDS son una forma de cáncer de sangre y de médula ósea.

Hay muchos tipos de MDS que dependen de muchos factores, como los valores sanguíneos o cambios genéticos en las células de la médula ósea. En algunos casos la displasia es leve y en otros son más severos, y llevan un de riesgo elevado de convertirse en leucemia mielógena aguda. Los MDS es sobre todo una enfermedad de ancianos mayores de 65 pero pueden afectar a pacientes más jóvenes también.

Como funciona la médula osea y la sangre

La médula ósea funciona como una fábrica de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas. La médula ósea sana produce células sanguíneas inmaduras que normalmente se desarrollan en glóbulos rojos maduros y completamente funcionales, glóbulos blancos y plaquetas. En los MDS, estas células madre no pueden madurar y pueden acumularse en la médula ósea o produce menos células sanguíneas maduras normales en la circulación.

El fracaso de la médula ósea para producir células sanas maduras es un proceso gradual y, por lo tanto, los MDS no son necesariamente una enfermedad terminal. Algunos pacientes sufren los efectos directos de la enfermedad y pueden ir acompañados de la pérdida de la capacidad del cuerpo para combatir las infecciones y controlar el sangrado. Aproximadamente el 30% de los pacientes diagnosticados con los MDS progresará a la leucemia mieloide aguda.

 

Causas de los MDS

Generalmente se desconocen las causas exactas de los MDS aunque hay evidencia que ciertas personas nacen con una tendencia a desarrollarlo que se dispara por un factor externo denominándose MDS primarios.

Los MDS secundarios que se convierten después del uso de la quimioterapia o de la radiación del cáncer y se asocia generalmente a anormalidades múltiples del cromosoma en células en la médula.

La radiación y la quimioterapia para el cáncer se encuentran entre los desencadenantes conocidos para el desarrollo de los MDS. Los pacientes que toman medicamentos para la quimio o reciben radioterapia para cánceres potencialmente curables están en riesgo de desarrollar MDS hasta 10 años después del tratamiento. Este tipo de MDS a menudo se desarrolla rápidamente en AML.

La exposición a largo plazo a ciertos productos químicos ambientales o industriales también pueden activar los MDS. No hay productos alimenticios o agrícolas conocidos que causan los MDS. Se sabe que el riesgo de desarrollar AML es 1,6 veces mayor para los fumadores que para los no fumadores. No existe evidencia que sugiera que un virus cause MDS ni se herede genéricamente.

 

MDS o síndromes mielodisplasicos – Que son, causas, síntomas, diagnostico, tratamiento

Síntomas de los MDS

En las etapas tempranas puede no experimentar síntomas y descubrirse en un examen rutinario de sangre que puede revelar un conteo de glóbulos rojos reducido o un hematocrito bajo, a veces junto con células blancas reducidas o plaquetas reducidas. A

Algunos pacientes, particularmente ésos con el glóbulos muy debajo de normal, experimentan síntomas definidos. Estos síntomas, descritos abajo, dependen de qué tipo de célula de la sangre está implicado tan bien como el nivel de la cuenta de la célula.

Las citopenias como son la anemia, la neutropenia y la trombocitopenia son una característica distintiva de los MDS y son responsables de algunos de los síntomas que experimentan los pacientes como infecciones, anemia, sangrado espontáneo o facilidad para tener hematomas.

Las células sanguíneas maduras que circulan en la sangre pueden no funcionar correctamente debido a la displasia que es la forma y el aspecto anormales de las células.

Anemia

Generalmente los individuos tienen anemia cuando se les diagnostica inicialmente con MDS. La anemia se caracteriza por un hematocrito persistentemente bajo o niveles bajos de hemoglobina. Los pacientes anémicos generalmente experimentan fatiga e informan que están cansados gran parte del tiempo y no tienen energía. La anemia varía en su severidad.

Anemia leve – los pacientes pueden sentirse bien o simplemente levemente fatigados.

Anemia moderada – casi todos los pacientes experimentan cierta fatiga, que se puede acompañar con palpitaciones, brevedad de la respiración, y piel pálida.

Anemia severa – casi todos los pacientes aparecen pálidos e informan la fatiga y la brevedad abrumadoras crónicas de la respiración, síntomas cardiovasculares, incluyendo dolor torácico y puede reducir drásticamente la calidad de vida del paciente.

Neutropenia

El conteo reducido de glóbulos blancos reduce la resistencia del cuerpo a la infección bacteriana. Los pacientes con neutropenia pueden ser susceptibles a infecciones de la piel, infecciones sinusales, pulmonares con los síntomas incluyen tos, dificultad respiratoria o infecciones urinarias con micción dolorosa y frecuente. La fiebre puede acompañar estas infecciones.

Trombocitopenia

Los pacientes tienen una tendencia creciente al hematoma con rasguños de menor importancia. Las hemorragias nasales son comunes y los pacientes a menudo experimentan sangrado de las encías que representan un riesgo para la mayoría de los pacientes con MDS.

 

 

Diagnóstico

Los síndromes mielodisplasicos pueden ser difíciles de diagnosticar. Varias enfermedades se asemejan a estos síndromes y se pueden confundir. El diagnóstico adecuado es crucial para recibir el tratamiento más efectivo para los MDS y será referido a un hematólogo que examina una muestra de la médula ósea.

Examen de sangre

Se pueden mostrar en un examen de sangre básico completo que puede realizarse para ver si los números de varios tipos de glóbulos sanguíneos están dentro de rangos normales. Esta es una prueba rutinaria y las anomalías en esta prueba proporcionan la primera señal de que alguien puede tener un MDS. Los niveles de glóbulos rojos pueden ser bajos, causando anemia, los niveles de plaquetas pueden ser bajos, lo cual puede causar sangrado y hematomas y los niveles de glóbulos blancos pueden disminuir, llevando a infecciones.

Pruebas de médula

Las muestras de la médula son necesarias hacer el diagnostico cuando los análisis de sangre no muestran recuentos anormales de la sangre. Se toma una biopsia de médula que se obtiene quitando un pedazo pequeño del hueso junto con la médula y un aspirado de médula ósea que se obtiene sacando una muestra de líquido del espacio de la médula ósea.

 

 

MDS o síndromes mielodisplasicos – Que son, causas, síntomas, diagnostico, tratamiento

Tratamiento de los MDS

El tratamiento busca lograr una remisión y devolver los análisis sanguíneos a niveles normales. Las opciones de tratamiento dependen de varios factores, incluyendo el subtipo y la puntuación de MDS, el riesgo de desarrollar leucemia mielógena aguda, posibles efectos secundarios, y las preferencias del paciente, la edad y la salud en general.

Los MDS y su tratamiento a menudo causan efectos secundarios. Además del tratamiento para los MDS, una parte importante del cuidado depende de los síntomas de una persona y los efectos secundarios con cuidados paliativos o de apoyo.

Quimioterapia

La quimioterapia es el uso de fármacos para destruir las células un número específico de ciclos administrados durante un período de tiempo determinado para detener la capacidad de las células para crecer y dividirse. La quimioterapia es administrada por un oncólogo, un hematólogo, un médico especializado en el tratamiento de los trastornos sanguíneos. La administración de la quimioterapia incluyen un tubo intravenoso colocado en una vena usando una aguja o en una píldora o cápsula por vía oral. El paciente puede recibir un medicamento a la vez o combinaciones de diferentes fármacos al mismo tiempo.

Inmunoterapia

La terapia biológica impulsa las defensas naturales del cuerpo para luchar contra los MDS. Utiliza los materiales hechos por el cuerpo o en un laboratorio para mejorar, el blanco, o restaurar la función del sistema inmune. Aunque esto es raramente utilizado para los MDS, puede ser una opción para algunos pacientes. Un tipo de inmunoterapia para los MDS es la globulina anti-thymocyte que se da después de la quimioterapia.

Trasplante de células madre/trasplante de médula

La quimioterapia a altas dosis con trasplante de médula ósea/células madre es el único tratamiento actual que puede producir una remisión a largo plazo. El trasplante es un tratamiento de mayor riesgo y no puede ser recomendado para pacientes mayores o que tienen otros problemas médicos. Para los pacientes de edades entre 50 y 75 años un trasplante puede ser una opción después del tratamiento reducido de la intensidad. Antes de recomendar el trasplante, su médico hablará con usted sobre los riesgos de este tratamiento y considerará varios otros factores,como el tipo de MDS, los tratamientos previos, edad y salud general.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here