Mioma uterino – Que es, causas, tipos síntomas, tratamiento

El mioma uterino es un tumor benigno no canceroso en el útero que a menudo aparecen en las mujeres mientras son fértiles. Estos no están asociados con un mayor riesgo de cáncer uterino y casi nunca se convierte en cáncer. Los miomas varían en tamaño, desde muy pequeños hasta las masas voluminosas que pueden agrandar el útero.

En general, estos tumores son bastante comunes y aparecen entre el 70% y el 80% de las mujeres cuando llegan a los 50 años de edad. Muchas mujeres tienen miomas uterinos en algún momento de su vida pero la mayoría no lo saben porque a menudo no causan síntomas.

Su médico puede descubrir alguno durante un examen pélvico o una ecografía. Están compuestos de las mismas fibras del músculo liso que la pared uterina, son mucho más densas que el miometrio y generalmente son redondos.

Estos a menudo aparecen localizados en la superficie externa del útero o pueden estar adheridos a la superficie externa.

 

Tipos de miomas

Hay diferentes tipos miomas:

Los miomas submucosos se localizan dentro de la cavidad uterina debajo del revestimiento interno del útero.

Los miomas intramurales se localizan dentro de la pared muscular del útero.

Los miomas subserosos se localizan debajo de la serosa que es la membrana de revestimiento en el exterior del útero.

El estrógeno tiende a estimular su crecimiento por lo que durante el primer trimestre del embarazo, aproximadamente un tercio de los miomas se agrandarán y luego se reducirán después del parto. En general tienden a encogerse después de la menopausia, pero la terapia hormonal puede hacer que los síntomas persistan.

 

 

Causas de los miomas uterinos

No sabemos exactamente por qué las mujeres desarrollan estos tumores. No se conoce la causa de los miomas uterinos, pero la investigación y la experiencia clínica señalan estos factores:

Cambios genéticos

Muchos miomas contienen cambios en los genes que difieren de los de las células musculares uterinas normales.

Hormonas

El estrógeno y la progesterona parecen promover el crecimiento de los miomas que contienen más receptores de estrógeno y progesterona que las células normales del músculo uterino. También tienden a encogerse después de la menopausia debido a una disminución en la producción de hormonas.

Otros factores

Las sustancias que ayudan al cuerpo a mantener los tejidos, como el factor de crecimiento similar a la insulina, pueden afectar a su crecimiento.

Antecedentes familiares

son un factor clave, ya que a menudo hay antecedentes en mujeres de la misma familia.

Raza

Las mujeres de ascendencia africana tienen entre dos y tres veces más probabilidades de desarrollar miomas que las mujeres de otras razas. También los desarrollan a una edad más temprana y pueden tener síntomas a los 20 años, en contraste con las mujeres caucásicas que los presentan típicamente de los 30 a 40 años.

Otros factores que los investigadores han asociado con un mayor riesgo de desarrollar miomas incluyen tener el primer período menstrual antes de los 10 años de edad, consumo de alcohol , infecciones uterinas e hipertensión.

 

 

Síntomas del mioma uterino

La mayoría de las mujeres con miomas uterinos no tienen síntomas. El sangrado uterino anormal es el síntoma más común de un mioma. Si los tumores están cerca del revestimiento uterino o interfieren con el flujo sanguíneo pueden causar períodos menstruales intensos, períodos dolorosos, períodos prolongados o manchas entre las menstruaciones. Las mujeres con sangrado excesivo pueden desarrollar anemia ferropénica.

Los miomas también pueden causar un número de síntomas dependiendo de su tamaño, ubicación dentro del útero y qué tan cerca están de los órganos pélvicos. Los miomas grandes pueden causar:

Presión y dolor pélvico

Micción frecuente o incluso obstruida

Defecación dolorosa o difícil

Sangrado menstrual abundante

Períodos menstruales que duran más de una semana

Dificultad para vaciar la vejiga

Estreñimiento

Dolor de espalda o dolor en las piernas

Algunos estudios sugieren que pueden dañar la fertilidad y llevar a resultados de embarazo más pobres, sobre todo los miomas submucosos que deforman la cavidad uterina interna.

 

 

Tratamiento del mioma uterino

Hay varias opciones para el tratamiento del mioma uterino que incluyen cirugía y tratamientos médicos con medicamentos y formulaciones de dosis bajas de anticonceptivos orales.

Cirugía

Los métodos quirúrgicos son el tratamiento cuando es necesario. Las posibles intervenciones quirúrgicas incluyen la histerectomía o extirpación del útero.

La miomectomía es la extirpación selectiva de sólo los miomas dentro del útero y se puede realizar a través de un histeroscopio, laparoscopio o con la incisión abierta estándar en la pared abdominal.

Algunos tratamientos perforan las fibras con láser o con sondas de congelación y otras técnicas destructivas que en realidad no eliminan el tejido pero tratan de destruirlo en su lugar. La cirugía es necesaria si hay sospecha de malignidad.

Embolización de la arteria uterina se utiliza pequeñas gotas de un compuesto llamado alcohol polivinílico que se inyectan a través de un catéter en las arterias que alimentan el mioma obstruyendo el suministro de sangre y oxígeno. Se están realizando estudios para evaluar los resultados a largo plazo frente al tratamiento quirúrgico.

 

Tratamiento médico

Las técnicas no quirúrgicas son de naturaleza hormonal e incluyen el uso de medicamentos que desactivan la producción de estrógeno de los ovarios que se administran durante tres a seis meses e inducen un estado con un bajo nivel de estrógeno pudiendo reducir los miomas hasta en un 50%.

Los efectos secundarios son similares a los síntomas de la menopausia y pueden incluir sofocos, trastornos del sueño, sequedad vaginal y cambios de humor y generalmente se revierte después de que termina el tratamiento.

 

Dosis bajas de anticonceptivos orales

También se administran a veces para tratar el sangrado anormal asociado con los miomas, pero éstos no reducen el tamaño de los miomas por sí mismos.

 

Mifepristona

Es un medicamento antiprogestina que puede reducirlos hasta un punto comparable al tratamiento con los análogos de la GnRH. Este medicamento también se usa para interrumpir el embarazo temprano. El tratamiento con mifepristona también redujo el sangrado asociado con los miomas, pero este tratamiento puede estar asociado con efectos secundarios adversos como el crecimiento excesivo del endometrio.

Danazol

Es una hormona androgénica esteroide que se ha utilizado para reducir el sangrado en mujeres con miomas, ya que este medicamento hace que cese la menstruación. También se asocia con efectos secundarios significativos, incluyendo aumento de peso, calambres musculares, disminución del tamaño de los senos, acné, crecimiento de vello, depresión, disminución del colesterol bueno y aumento de los niveles de enzimas hepáticas.

 

Raloxifeno

Es un medicamento utilizado para prevenir y tratar la osteoporosis en mujeres posmenopáusicas, disminuye el tamaño de los miomas en las mujeres posmenopáusicas, pero los resultados de esta terapia en las mujeres premenopáusicas han sido contradictorios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here