Pleura – Que es, anatomía, función, enfermedades

La pleura es una capa grande y delgada de tejido que rodea la parte externa de los pulmones y recubre el interior de la caja torácica. Entre las capas de la pleura hay un espacio muy delgado que normalmente se llena con una pequeña cantidad de líquido.

El líquido ayuda a que las dos capas de la pleura se deslicen suavemente unas sobre las otras mientras los pulmones se llenan de aire hacia adentro y hacia afuera.

La pleura incluye dos capas delgadas de tejido que protegen y amortiguan los pulmones. La capa interna visceral se envuelve alrededor de los pulmones y se adhiere tan firmemente a los pulmones que no se puede despegar. La capa externa o pleura parietal recubre el interior de la pared torácica. El espacio muy delgado entre las capas se denomina cavidad pleural.

 

En los humanos, no hay conexión anatómica entre las cavidades pleurales izquierda y derecha. Por lo tanto, en los casos de neumotórax, el otro pulmón puede funcionar normalmente a menos que haya un neumotórax bilateral simultáneo que puede colapsar el parénquima contralateral, los vasos sanguíneos y los bronquios.

La pleura visceral recibe su suministro sanguíneo de la circulación bronquial, que también abastece a los pulmones. La pleura parietal recibe su irrigación sanguínea de las arterias intercostales, que también abastecen la pared superior del cuerpo.

Las porciones costales y cervicales y la periferia de la porción diafragmática de las pleuras parietales están inervadas por los nervios intercostales. Las partes mediastínicas y centrales de las pleuras diafragmáticas están inervadas por los nervios frénicos. Las pleuras viscerales que cubren el pulmón mismo reciben su inervación del sistema nervioso autónomo y no tienen ninguna inervación sensorial. Sólo las pleuras parietales son sensibles al dolor.

 

Función de la pleura

La cavidad pleural, con sus pleuras asociadas ayuda al funcionamiento óptimo de los pulmones durante la respiración. La cavidad pleural también contiene líquido pleural, que actúa como lubricante y permite a las pleuras deslizarse sin esfuerzo entre sí durante los movimientos respiratorios.

La tensión superficial del líquido pleural también lleva a una aposición estrecha de las superficies pulmonares con la pared torácica. Esta relación permite una mayor inflación de los alvéolos durante la respiración.

La cavidad pleural transmite los movimientos de los músculos de las costillas a los pulmones, particularmente durante la respiración forzada. Durante la inhalación los intercostales externos se contraen, al igual que el diafragma y causa la expansión de la pared torácica, que aumenta el volumen de los pulmones produciendo una presión negativa dando lugar a la inhalación.

 

 

Enfermedades de la pleura

Muchas afecciones diferentes pueden causar problemas pleurales. La infección viral es la causa más común de pleuresía. La causa más común de derrame pleural es la insuficiencia cardíaca congestiva.

Las enfermedades pulmonares, como la EPOC, la tuberculosis y las lesiones pulmonares agudas, causan neumotórax. La lesión en el pecho es la causa más común de hemotórax. El tratamiento se enfoca a extraer líquido, aire o sangre del espacio pleural, aliviar los síntomas y tratar la afección subyacente.

Las enfermedades de la cavidad pleural incluyen:

Neumotórax – acumulación de aire en la cavidad pleural

Derrame pleural – acumulación de líquido dentro del espacio pleural.

Tumores pleurales – crecimientos anormales en las pleuras.

Pleuresía – inflamación de la pleura que causa dolor agudo al respirar.

Hemotórax – acumulación de sangre en el espacio pleural

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here