Presión arterial – Que es, valores normales, sistólica y diastólica, control

La presión arterial o tensión arterial es la fuerza que mueve la sangre a través de nuestro sistema circulatorio para alimentar tejidos y órganos de nutrientes y oxigeno. También es vital porque suministra glóbulos blancos y anticuerpos para la inmunidad, y hormonas como la insulina.

Tan importante como el suministro de oxígeno y nutrientes, la sangre que se transporta es capaz de recoger los productos tóxicos de desecho del metabolismo, incluyendo el dióxido de carbono que exhalamos con cada respiración, y las toxinas que limpiamos a través del hígado y los riñones.

La sangre en sí misma tiene muchas otras propiedades, como controlar la temperatura, llevar las plaquetas que previenen la pérdida de sangre después de una lesión.

El corazón crea presión arterial al forzar la sangre cuando se contrae con cada latido del corazón. Sin embargo, la presión arterial no puede ser creada únicamente por el corazón ya que la sangre fluye a través de nuestro cuerpo debido a una diferencia en la presión.

 

 

Nuestra presión arterial es más alta al comienzo de su viaje desde el corazón, cuando entra en la aorta, y es más baja al final de su viaje a lo largo de ramas más pequeñas de las arterias. Esa diferencia de presión es lo que hace que la sangre fluya alrededor de nuestro cuerpo.

Sin la naturaleza elástica de las paredes arteriales, por ejemplo, la presión de la sangre caería más rápidamente a medida que se bombea desde el corazón. Por lo que el corazón crea la presión máxima, las propiedades de las arterias son igualmente importantes para mantenerla y permitir que la sangre fluya por todo el cuerpo.

La condición de las arterias tiene un efecto sobre la presión arterial y el flujo, y el estrechamiento de las arterias puede eventualmente bloquear el suministro por completo como en un ataque cardíaco o un derrame cerebral causado cuando las arterias al cerebro se bloquean.

 

 

 

Medición de la presión arterial

Un médico o enfermera le medirá la presión arterial con un tensiómetro conectado a un manguito inflable. Es un procedimiento simple e indoloro.

Se envuelve el manguito alrededor de la parte superior del brazo y su medico utilizará un estetoscopio para escuchar la sangre que se mueve a través de la arteria.

Se ajusta el manguito alrededor de su brazo y se infla a una presión más alta que su presión arterial sistólica para ir soltando aire. A medida que el manguito se desinfla, el primer sonido que oye a través del estetoscopio es la presión arterial sistólica y el punto donde este ruido desaparece marca la presión arterial diastólica.

En una lectura de la presión arterial, el número sistólico siempre viene primero, y luego el número diastólico. Por ejemplo, sus números pueden ser 120/80. La lectura se expresa en términos de la presión que se necesita para mover el mercurio alrededor de un tubo contra la gravedad en mmHg.

La presión sistólica es la cifra más alta causada por la contracción del corazón, mientras que el número diastólico es la presión más baja en las arterias, durante el breve período de reposo entre latidos del corazón.

 

 

 

Valores normales de la presión arterial

Los cardiólogos citan la presión arterial normal para estar por debajo de un cierto nivel:

No superior a 120 mmHg sistólica y 80 mmHg diastólica

Pero la presión arterial cambia naturalmente y se caracteriza por marcadas fluctuaciones a corto plazo que ocurren dentro de un período de 24 horas y también por fluctuaciones a largo plazo que ocurren durante períodos de tiempo más prolongados desde días, semanas, meses e incluso años.

Las directrices establecen que para la presión arterial superior a 115/75 mmHg, cada aumento de 20/10 mmHg duplica el riesgo de enfermedad cardiovascular.

 

 

Presión arterial sistólica

Cuando el corazón late empuja la sangre a través de las arterias hacia el resto del cuerpo. Esta fuerza crea presión en esos vasos sanguíneos, y esa es su presión arterial sistólica.

Una presión sistólica normal está por debajo de 120.

120-129 es elevada

130-139 es la etapa 1 de la presión arterial alta o hipertensión.

140 o más es hipertensión en etapa 2.

180 o más es una crisis hipertensiva.

 

 

Presión arterial diastólica

La lectura diastólica, o el número inferior, es la presión en las arterias cuando el corazón descansa entre latidos. Este es el momento en que el corazón se llena de sangre y recibe oxígeno.

Una presión arterial diastólica normal es inferior a 80. Pero incluso si su número diastólico es inferior a 80, usted puede tener la presión arterial elevada si la lectura sistólica es 120-129.

80-89 es hipertensión en etapa 1.

90 o más es hipertensión en etapa 2.

120 o más es una crisis hipertensiva.

 

 

Prehipertensión arterial

Los números superiores a 120/80 mm Hg son una señal de alerta que usted necesita cambiar sus hábitos de vida. Si presión sistólica está entre 120 y 139 mm Hg o su presión diastólica está entre 80 y 89 mm Hg, significa que usted tiene prehipertensión.

Aunque estos números no son considerados técnicamente como presión arterial alta ya se mueven fuera del rango normal. La hipertensión arterial elevada tiene una buena probabilidad de convertirse en hipertensión arterial lo que aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular.

No se necesitan medicamentos pero debe adoptar opciones de estilo de vida más saludable. Una dieta equilibrada y ejercicio regular pueden ayudar a reducir su presión arterial a un rango saludable y evitar que se convierta en hipertensión completa.

 

 

Hipertensión

La presión arterial alta indica una afección aún más grave. Si su lectura de la tensión arterial muestra un número superior de 160 o más, o un número inferior de 100 o más, se considera hipertensión.

Su médico le recomendará uno o más medicamentos para mantener su tensión arterial bajo control junto con los hábitos de estilo de vida saludables.

Algunos medicamentos incluyen

Inhibidores de la ECA para relajar los vasos sanguíneos

Alfabloqueantes para disminuir la resistencia arterial

Betabloqueantes para reducir la frecuencia cardíaca y relajar los vasos sanguíneos

Bloqueadores del canal de calcio para relajar los vasos sanguíneos

Diuréticos para disminuir la cantidad de líquido en el cuerpo

Una lectura de la presión arterial por encima de 180/110 mm Hg indica un grave problema de salud. La presión arterial en este rango requiere tratamiento urgente incluso si no hay síntomas acompañantes.

 

Usted debe ir a emergencias si tiene síntomas tales como:

dolor torácico

respiración entrecortada

cambios visuales

parálisis o pérdida del control muscular en la cara o una extremidad

sangre en la orina

mareo

jaqueca

 

 

Hipotensión

La presión arterial baja se conoce como hipotensión. Una lectura de la presión arterial de 90/60 mm Hg o inferior se considera hipotensión. Esto puede ser peligroso porque la presión arterial demasiado baja no suministra suficiente sangre oxigenada a su cuerpo y corazón. Algunas causas pueden incluir:

problemas cardíacos

deshidratación

Embarazo

Pérdida de sangre

Septicemia

Anafilaxia

Malnutrición

Problemas endocrinos

Medicamentos

 

 

Cada cuanto revisar la presión arterial

Si su presión arterial es normal vaya al medico cada año o con más frecuencia como lo sugiera su médico.

Si su tensión arterial está elevada (presión arterial sistólica entre 120 y 129 o presión arterial diastólica de menos de 80), su médico probablemente querrá revisarla cada 3 a 6 meses y le recomendará cambios en el estilo de vida, hacer mas ejercicio y una mejor dieta.

Si usted tiene hipertensión (130-139 sobre 89-90) el médico podría sugerirle cambios en el estilo de vida y volver a verle en 3 a 6 meses. O podría decirle que haga los cambios y le dé la medicación, y que vuelva a revisar su condición en un mes.

Con hipertensión en etapa 2 (140/90 o más) probablemente recibirá medicamentos. También se le pedirá que haga cambios en su estilo de vida y vuelva a ver al médico en un mes.

 

 

Control de la presión arterial

Las pautas para los médicos enumeran las siguientes medidas que los pacientes pueden tomar para ayudar a mantener un control de la presión arterial saludable:

– Mantenga un peso corporal saludable.

– Consuma una dieta rica en frutas, verduras y productos lácteos bajos en grasa.

– Reduzca el consumo de sal

– Modere su consumo de alcohol

– Haga ejercicio aeróbico regular como caminar por lo menos 30 minutos al día, la mayoría de los días de la semana.

– Deje de fumar

 

Perder peso

La presión arterial a menudo aumenta a medida que aumenta de peso. El sobrepeso también puede causar trastornos de apnea del sueño lo que aumenta aún más su presión arterial.

La pérdida de peso es uno de los cambios en el estilo de vida más efectivos para controlar la presión arterial. Perder 4 kilos puede ayudar a reducir su presión arterial.

Los hombres están en riesgo si su cintura mide más de 102 centímetros y las mujeres están en riesgo si la medida de su cintura es mayor de 89 centímetros.

 

Ejercicio regular

La actividad física regular por lo menos 30 minutos la mayoría de los días de la semana puede reducir su presión arterial. Es importante ser consistente porque si usted deja de hacer ejercicio, su presión arterial puede subir de nuevo.

Si usted tiene la presión arterial ligeramente alta el ejercicio puede ayudarle a evitar desarrollar hipertensión completa. Si usted ya tiene hipertensión, la actividad física regular puede reducir su presión arterial a niveles más seguros. Incluyen caminar, correr, andar en bicicleta, nadar.

 

Reducir la cafeína

Para ver si la cafeína eleva su presión arterial, verifique su presión arterial dentro de los 30 minutos después de tomar una bebida con cafeína. Si su presión arterial aumenta de 5 a 10 mm Hg, es posible que usted sea sensible a los efectos de la cafeína.

 

Estrés

El estrés crónico es un factor importante que contribuye a la hipertensión arterial. Los síntomas del estrés ocasional también puede contribuir a la hipertensión arterial si usted reacciona al estrés comiendo alimentos poco saludables, bebiendo alcohol o fumando.

Tómese un tiempo para pensar en las causas por las que se siente estresado, como el trabajo, la familia, las finanzas o la enfermedad. Una vez que sepa qué está causando su estrés, considere cómo puede eliminar o reducirlo.

Conozca sus factores desencadenantes del estrés.

Tómese tiempo para relajarse y hacer actividades que disfrute.

Tómese de 15 a 20 minutos al día para sentarse tranquilamente y respirar profundamente.

 

Dejar de fumar

Cada cigarrillo que usted fuma aumenta su presión arterial durante muchos minutos después de terminar. Dejar de fumar ayuda a que su presión arterial vuelva a la normalidad. Las personas que dejan de fumar, independientemente de su edad, tienen aumentos sustanciales en la esperanza de vida.

 

Controlar su presión arterial

Controlar la presión arterial puede ayudarle a asegurarse de que los cambios en su estilo de vida estén funcionando y alertarle a usted y a su médico de posibles complicaciones de salud. Los tensiómetros están disponibles ampliamente.

Las visitas regulares con su médico también son clave para controlar su presión arterial. Si su presión arterial está bajo control, es posible que necesite visitar a su médico sólo cada seis meses. Si no está bien controlada, es probable que tenga que ir con más frecuencia.

 

Dieta saludable

Coma una dieta rica en cereales integrales, frutas, verduras, productos lácteos bajos en grasa para reducir su presión arterial hasta 14 mm Hg.

Controle lo que come, cuánto, cuándo y por qué.

Considere aumentar el potasio en las frutas y verduras, en lugar de los suplementos.

Lea las etiquetas de los alimentos cuando compre

 

Reduzca la sal

Incluso una pequeña reducción en el sodio en su dieta puede reducir la presión arterial de 2 a 8 mm Hg. En general, limite el sodio a menos de 2,300 miligramos al día o menos. Consuma 1,500 mg al día o menos tiene 51 años o más o tiene hipertensión arterial, diabetes o enfermedad renal crónica

Consuma menos alimentos procesados.

No agregue sal ya que 1 cucharadita de sal tiene 2,300 mg de sodio.

Reduzca gradualmente la cantidad

 

Limitar el alcohol

Beber cantidades más que moderadas de alcohol puede aumentar la presión arterial en varios puntos. También puede reducir la efectividad de los medicamentos para la presión arterial.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here